Rahola asume que leyó una sentencia «inexistente» para avalar la consulta

La periodista se niega a dimitir como miembro del consejo asesor para la transición nacional

Pilar Rahola –en la imagen junto a Mas–, es miembro del consejo de «sabios» que el president eligió para diseñar el estado catalán con «estricto rigor». Por eso, su error ha provocado peticiones de dimisión
Pilar Rahola –en la imagen junto a Mas–, es miembro del consejo de «sabios» que el president eligió para diseñar el estado catalán con «estricto rigor». Por eso, su error ha provocado peticiones de dimisión

Barcelona- En directo, en el programa radiofónico matinal líder de Cataluña, «El Món» de RAC1, Pilar Rahola, entonó el «mea culpa» por apelar a una sentencia falsa de La Haya con la intención de avalar la consulta soberanista. Un día después de que LA RAZÓN publicara que la órbita de Artur Mas hacía referencia erróneamente a tres fragmentos presuntamente extraídos de la sentencia del Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) sobre la declaración unilateral de independencia de Kosovo para nutrir sus argumentos a favor del proceso soberanista, admitió que el «caos informativo» de internet, ha llevado a ella y otros defensores de la consulta a fiarse de una información falsa y cometer un error en cadena.

Rahola no quiso ratificar la información aparecida en este periódico porque, aseguró, es «un diario que no representa ningún tipo de credibilidad ya que miente permanentemente y manipula sobre Cataluña». Pero acabó dandole la razón porque admitió que se equivocó. Que por fiarse de «fuentes muy solventes», que no quiso desvelar, se metió en un «pequeño lío».

Pequeño gran lío

El «pequeño lío» del que habla salió a la luz la semana pasada, tras un enfrentamiento verbal con el líder de Ciutadana, Albert Rivera, en una tertulia en 8tv. Para rebatir y justificar el proceso soberanista ante Rivera, Rahola leyó tres supuestos fragmentos de la sentencia de La Haya sobre la declaración de independencia de Kosovo.

El primero decía que «declaramos que no existe ninguna norma que prohíba declaraciones unilaterales de independencia» y puede confundirse con el artículo 84 de la opinión consultiva de La Haya.

Las otras dos frases son inventadas, no corresponden a ninguna sentencia. La misma Rahola admite que «las frases que yo leí literalmente no existen». «Soy culpable de haber cometido un error, pero no invalida el debate de fondo», dijo en un intento de defender el proceso. Y la premisa que Rahola y otros tertulianos y entidades soberanistas defendían con las frases inventadas en el debate soberanista es que «los derechos de los pueblos están por encima de las leyes».

Pero en el caso de Rahola el error tiene consecuencias peores, porque es miembro del Consell de la Transició Nacional, los «sabios» que Mas eligió para diseñar la Cataluña independiente «con absoluto rigor». Por eso, el ex diputado del PP Joan López, que participaba en la tertulia de «El Món» sugirió ayer a la periodista que dimitiera del consejo asesor. Pero Rahola hizo oídos sordos a su propuesta.

Insistió en que sus fuentes eran «solventes» y que el error procede de un fallo de interpretación de una conferencia que hace un año hizo el juez Santiago Vidal en un acto de la Asamblea Nacional de Catalunya (ANC), que se mezcló con el análisis jurídico de la comisión de defensa de los derechos de las personas del Colegio de Abogados de Barcelona.

«Hay gente que me preocupa cero porque forma parte de la propaganda y de la contrapropaganda», decía Rahola como si la periodista, adicta a las tertulias, fuera ajena del circo mediático. Aunque Rahola dijo que no quería ratificar la información que publicó LA RAZÓN, acabó contradiciéndose. Utilizó un bulo que corría en la red, aunque fuera «de fuentes muy fiables», para justificar la consulta.