Torra pide explicaciones a Sánchez por los nueve independentistas detenidos

El president transmite su “indignación y la del Govern” tras la operación policial

El president transmite su “indignación y la del Govern” tras la operación policial

Lejos de condenar los presuntos ataques que preparaban los nueve independentistas detenidos el lunes, Quim Torra no ha dejado de arroparles y de usar la operación policial para contraatacar y desprestigiar al Estado. El presidente de la Generalitat ha ido hoy un poco más allá de las críticas y ha dirigido una carta a Pedro Sánchez para mostrarle su «indignación» y pedirle explicaciones por las actuaciones de la Guardia Civil, que ha definido como una «operación judicial-policiaca-mediática» que, a su juicio, se salta «todos los principios de presunción de inocencia» y sirve para «inventar un falso relato de violencia en Cataluña».

En este sentido, ha situado en el centro de sus sospechas y críticas las palabras de la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, quien definió los nueve arrestos como «detenciones preventivas», algo que considera que «no debería de ser posible en un verdadero Estado de Derecho». De los nueve detenidos, dos quedaron en libertad ya el lunes, mientras que el resto se encuentran en dependencias de la Guardia Civil en Madrid, donde el jueves pasarán a disposición judicial.

«Le quiero transmitir mi indignación y la de todo el Govern, así como de una parte muy importante de la ciudadanía catalana», traslada en la carta, ya que entiende que la operación policial es «un ejemplo más» del uso de los «aparatos del Estado para una finalidad política de parte que no se corresponde con las razones de la existencia de estos aparatos». «La justicia está para hacer justicia. La policía está para dar seguridad y garantizar el orden público. Y los medios de comunicación para esclarecer la verdad y explicar las cosas como son», afirma el presidente de la Generalitat, tras recalcar que el independentismo es un movimiento «pacífico y no violento» que busca conseguir la ruptura con el Estado «por medios democráticos».

De esta manera, Torra da un paso más allá en la defensa de los independentistas detenidos, miembros de los CDR y a quien ha calificado como «ciudadanos comprometidos con su sociedad», aunque siempre lo ha hecho a través de canales oficiales de la Generalitat, sin comparecencias públicas. Ya ayer, a través de Twitter, se limitó a cargar contra el Estado por la operación policial, que definió como «represora». Si bien, mañana se someterá al escrutinio de la oposición en el Parlament, donde se celebrará el Debate de Política General, uno de los principales plenos del curso político.

En todo caso, no solo Torra ha dado su respaldo a los detenidos, sino todo el espectro independentista, con sus matices, también ha mostrado su apoyo. De hecho, todos los partidos secesionistas tuvieron representación en las diferentes movilizaciones que se organizaron por toda Cataluña durante la jornada de ayer. En esa línea, hoy ha aparecido el Consell per la República, ente presidido por Carles Puigdemont que aspira a internacionalizar al independentismo, que ha condenado las detenciones y ha acusado al Estado de pretender «intimidar» al separatismo en vísperas de la sentencia del «procés». En un comunicado, el Consell per la República ha definido las acciones policiales como un «montaje» contra «personas inocentes» con el objetivo de «construir un relato de violencia asociado a un movimiento político radicalmente pacífico y democrático».