Atreverse a emprender

Ángela Román y Beatriz Simón, en su tienda «efímera»

No pretenden competir con el gigante de Inditex, sino subsistir en tiempos duros haciendo algo que les gusta. Beatriz Simón y Angela Román llevan las riendas de «Pajarato», una tienda de ropa de niños de cero a diez años que vende «on line» y a través de «showrooms» y que hasta el próximo día 29 presenta escaparate en el Mercado de la Tapinería.

Simón es concejala de Empleo, Sociedad Información, Innovación y Proyectos Emprendedores en el Ayuntamiento de Valencia, pero deja claro que la sede social de la pyme está en Madrid. No quería acusaciones de favoritismos y privilegios. Tampoco han pedido ayudas públicas, «ni a las Administraciones valencianas ni a las madrileñas». La empresa arrancó y sobrevive con la voluntad de su socia y ella, que se encarga de la parte «más agradecida», la del diseño.

Ángela Román, cuñada de Simón, fue víctima de un ERE en el sector de la televisión. Eso fue hace dos años y tras mucho pensar, cogió el toro por los cuernos y se recicló. Ahora es la máxima responsable de «Pajarato», la que hace posible el día a día de la pequeña empresa, la única que cobra un sueldo, aclara Simón.

Venden productos «Made in Spain» porque tenían claro que no querían llevarse la producción al extranjero pese a que los costes resultan más baratos. No crean empleo directo, pero sí contribuyen a la economía nacional, pues los talleres con los que trabajan, repartidos por varios puntos de la geografía española, emplean a muchas personas, sobre todo, mujeres mayores de 45 años. Así que miel sobre hojuelas.

La experiencia, admite Simón, está siendo gratificante y sacrificada a partes iguales, lo que le obliga a hacer malabares para conciliar la vida profesional con la familiar. «Tengo dos hijos de dos y cuatro años y mi trabajo, que me absorbe mucho tiempo y por el que me pagan un sueldo, es el del Ayuntamiento». La «suerte» que tiene es que duerme poco. «Así que cuando los niños se acuestan, me pongo a hacer garabatos, dibujos, diseños, pero como me gusta, no supone un sacrificio».

Y ese es el truco, asegura, hacer algo que te apasione. «Si tienes un 'hobby', haz de él tu profesión. Por ejemplo, actualmente existen muchos recursos para crear una tienda «on line» sin arriesgar mucho. Solo hay que atreverse». Y en eso, asegura, las mujeres son especialistas.