Castedo aporta papeles al TSJ que «no mienten» y «confirman» su inocencia

La acusación dice que la alcaldesa solo ha repetido su declaración anterior

Barcelona cuenta                en la actualidad con         más de 10.500 licencias    de taxi
Barcelona cuenta en la actualidad con más de 10.500 licencias de taxi

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, acudió ayer a declarar al Tribunal Superior de Justicia que estudia la causa conocida como Brugal, en la rama específica de la presunta información privilegiada en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Alicante.

La alcaldesa solicitó la comparecencia para aportar datos que ha ido recabando y que, al parecer, según el decir de la edil y de algunos letrados, no había supuesto una investigación concienzuda. Muchos de ellos habían sido extraídos de la página web del propio Ayuntamiento de Alicante, como son las parcelas, presuntamente recalificadas y que en dicha información oficial aparecen como no recalificadas.

Castedo fue comedida en sus declaraciones, como siempre, y empleó el mismo positivismo que en anteriores citas ante el TSJ. Habló con los periodistas al entrar y al salir, y se sometió a sus preguntas.

Más irónicos fueron los abogados de los otros imputados, concretamente el de Enrique Ortiz y de su esposa, Francisco Ruiz y Alejandro Bas, respectivamente. Ambos destacaron que el fiscal no había preguntado: «lo normal es que sea el imputado el que ejerza su derecho a no contestar a las preguntas de las partes, no que el fiscal renuncie a preguntar al imputado».

Al decir de Castedo, el fiscal solo le preguntó que de dónde había sacado la nueva documentación a lo que Castedo contestó, lacónica, que de la página web del Ayuntamiento.

Fuentes jurídicas de la defensa señalaron que se trata de una documentación «demoledora», que confirma la legalidad del proceso urbanístico, mientras que fuentes de la acusación se preguntaron por qué no había sido aportada hasta ahora, aseguran que esa acción está al borde del «fraude procesal» porque lo único que había hecho la alcaldesa era repetir todo lo que ya había dicho en su anterior declaración.

Su comparecencia ante el tribunal se prolongó hora y media.