Echávarri dimite y deja al descubierto las rencillas del pacto de izquierdas

Mata, vicesecretario del PSPV, acusa a Compromís y Guanyar Alacant de encabezar la caza al alcalde

Echávarri, en la imagen junto a Mata, está procesado por dos casos en los que se le atribuyen delitos de prevaricación. En el caso Comercio se le investiga por fraccionar contratos por  140.000 euros
Echávarri, en la imagen junto a Mata, está procesado por dos casos en los que se le atribuyen delitos de prevaricación. En el caso Comercio se le investiga por fraccionar contratos por 140.000 euros

Mata, vicesecretario del PSPV, acusa a Compromís y Guanyar Alacant de encabezar la caza al alcalde

Gabriel Echávarri dimitirá en diferido. El alcalde socialista de Alicante dejará su cargo el 9 de abril y en estos quince días pretende lograr el apoyo de los 15 concejales necesarios para que su número dos, Eva Montesinos, pase a ser la alcaldesa de la ciudad.

El PSPV pretende así lograr un margen más amplio de negociaciones. Si en el pleno de investidura la socialista no tuviese los votos suficientes, el Ayuntamiento quedaría en manos de los populares, la fuerza más votada en las pasadas elecciones. «Apelo a todas las fuerzas progresistas y moderadas para que el PP no vuelva a gobernar la ciudad de Alicante. Eso está por encima de todo», pidió ayer un Echávarri que admitió que aquellos que fueron sus socios de Gobierno le han sometido a una situación «inhumana».

Echávarri trasladó ayer su decisión a la Comisión Ejecutiva Nacional del PSPV, órgano que convocó el secretario general, Ximo Puig, para tratar este asunto. «He antepuesto el interés de la ciudad al mío personal».

Por su parte, el vicesecretario general del PSPV, Manolo Mata sacó pecho de la decisión tomada. «El listón ético de los socialistas está más alto que el de nadie». Defendió que ninguno de los casos por los que se ha procesado a Echávarri no son corrupción, sino cuestiones administrativas en las que no se ha desviado dinero.

Acusó directamente a Compromís y a Guanyar Alacant de haber querido «cargarse al alcalde» y remató diciendo: «Enhorabuena a los premiados. Lo han conseguido. El tiempo pone a cada uno en su sitio».

Así, dijo que el PSPV ha aportado parte de la solución y «quien quiera que no vuelva una derecha retrógrada tienen ahora una responsabilidad».

Recordó que los Estatutos del partido no le obligaban a dimitr hasta que hubiese decretado la apertura de juicio oral y «nadie ha tenido la generosidad de esperar».

Por su parte, Echávarri reforzó esta teoría que el mismo día que salió en prensa su citación pidieron su dimisión. «No me pude ni defender», y recordó que apoyó a la concejala de Guanyar Alacant, Marisol Moreno, cuando fue condenada a una multa de 6.000 euros por injurias a la Corona. «Está visto que la lealtad era unilateral».

En Ciudadanos afirmaron que hablará con el resto de fuerzas políticas cuando la dimisión se haga efectiva. Para Guanyar Alacant, el anuncio de ayer es la «última burla del alcalde» y Compromís dijo que la dimisión llega tarde, pero que ayudará para que haya un nuevo alcalde progresista.

El PP lamentó que Puig aceptase la oferta de Echávarri.