El Partido Popular pide el expediente del caso Baldoví en el Ayuntamiento de Sueca

Desde Alcaldía no se ordenó ejecutar la sanción respaldada por el técnico municipal en el que se exigía que los propietarios de una casa demolieran las obra construidas sin autorización

El diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, tendrá que responder por un caso que se inició en 2007
El diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, tendrá que responder por un caso que se inició en 2007

Desde Alcaldía no se ordenó ejecutar la sanción respaldada por el técnico municipal en el que se exigía que los propietarios de una casa demolieran las obra construidas sin autorización

El PP en Sueca ha pedido el expediente municipal que ha provocado que la Audiencia Provincial de Valencia inicie una investigación sobre los «indicios de prevaricación y desobediencia» que pudiera haber cometido el hoy diputado en el Congreso por Compromís, Joan Baldoví, en su etapa de alcalde de la localidad de la Ribera Baja.

Al parecer, según se desprende de las actuaciones practicadas por el Consistorio, Baldoví pasó por alto la indicación de los técnicos que obligaba a un vecino de la localidad a derribar las obras que había realizado en su vivienda y que sobrepasaba la volumetría aprobada por la normativa municipal.

La Audiencia, según publicó Las Provincias, considera que esta inacción del alcalde podría resultar ser un delito de prevaricación o, al menos, de desobediencia tras haberse archivado un caso que beneficiaba a un vecino concreto denunciado por otro de la localidad.

El denunciante no ha parado desde que inició su «cruzada» en el año 2007 hasta ahora, después de un periplo judicial que ha acabado en la Audiencia Provincial de Valencia donde se recurrió la sentencia del Juzgado de Sueca, según las averiguaciones realizadas.

Desde el PP regional se pedía el sábado que Mónica Oltra, la líder de Compromís, se pronunciara sobre el tema y aplicara en su partido las mismas líneas rojas que exige para el resto.

Los populares de Sueca, que ahora están en el equipo de Gobierno, todavía no tienen información al respecto, ni tampoco han recibido la notificación de la Audiencia, pero aseguran que van «a mirar con lupa» el expediente iniciado hace ahora 12 años. En la actualidad, la Concejalía de Urbanismo está en manos del PP después del pacto alcanzado en el Consistorio entre PSPV, PP y Ciudadanos que motivó el expediente disciplinario a los candidatos socialistas que abrió el partido.

El acuerdo se alcanzó para apartar a la alcaldesa, Raquel Tamarit, también de Compromís, de su cargo. La líder local continuó la línea de Baldoví y tampoco aplicó la normativa, avalada por los técnicos, de que debía hacerse efectiva la orden de demolición.

El empeño de los denunciantes puede ocasionarle un serio disgusto al candidato de Compromís al Congreso de los Diputados.