El PPCV denuncia que el Consell ha subido los impuestos un 8,5 por ciento

Bonig denuncia que la recaudación se dirige a aumentar el número de asesores y empresas

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, junto a todo su equipo, ayer durante la presentación de la campaña
La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, junto a todo su equipo, ayer durante la presentación de la campaña

Si cada ciudadano de la Comunitat pagaba una media de 1.990 euros en impuestos y tasas en el último año del gobierno del PP, en 2017 pagarán 2.157,5 euros, un 8,5 por ciento más. Así lo aseguró ayer la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, durante la presentación de la campaña «Que no te borren la sonrisa», puesta en marcha por esta formación para denunciar el «impuestazo con el que Ximo Puig y Mónica Oltra van a castigar a los valencianos».

Bonig lamentó que la recaudación vía incremento de la presión tributaria «se va a destinar a subir el sueldo de los altos cargos un uno por ciento, a contratar asesores y seguir creando empresas públicas y agencias». Es también, dijo, «un injusto castigo del PSOE y Compromís a los valencianos para pagar el despilfarro de los juegos de poder entre las distintas facciones del pacto del Titanic».

Según aseguró, la vicepresidenta Mónica Oltra pasará de tener cinco asesores a disponer de nueve, con un coste de más de 176.000 euros anuales, y señaló que las agencias y empresas públicas supondrán un incremento del coste del sector público de más de 384 millones de euros.

Por otra parte, el grupo popular en Les Corts Valencianes presentó ayer una serie de enmiendas a los Presupuestos de la Generalitat de 2017 para evitar «el sectarismo del Consell en las ayudas a la industrialización» y que se deje fuera «a territorios y sectores».

Así lo anunció el portavoz de Industria del PP, Vicente Casanova, quien explicó que las cuentas de 2017 «incluyen una serie de ayudas solo a determinados sectores y comarcas que ha generado malestar por el reparto arbitrario de estas partidas».

Casanova indicó que con las enmiendas del PP «se pretende corregir el agravio comparativo» del conseller de Economía, Rafael de Climent, y hacer «una distribución más ecuánime que incluya a todas las demarcaciones y que dé posibilidades de optar a estas ayudas a otros sectores productivos y a otras comarcas».

Por otro lado, Bonig manifestó que con la ausencia de valencianos en el Gobierno de Mariano Rajoy y en altos cargos de la Administración del Estado, su partido se siente «más libre» para defender los intereses de los valencianos en Madrid.

Respondió así al ser preguntada, en rueda de prensa, por la ausencia de ministros o altos cargos valencianos en el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy, y aseguró que «lo importante al final es la actitud de los ministros».