Elvira Ferrer: «Todas las mujeres somos importantes en esta sociedad»

VALENCIA- Una mujer de palabra, fuerte, persistente, amante de los animales y con carácter. Así es Elvira Ferrer, una cullerense afincada en Valencia que ha conseguido, no sin esfuerzo, convertirse en la primera mujer que alcanza la presidencia en el Rotary Club de Valencia, uno de los clubs de servicio del mundo que tienen como origen la institución fundada en 1905 en Chicago bajo la dirección de Paul P. Harris y que actualmente cuenta con más de 1.300.000 rotarios repartidos en 200 países.

– ¿Qué valores debe poseer un rotario?

–Ética y profesionalidad, pero ante todo, nuestro lema: la tolerancia. Los rotarios somos muy tolerantes, entre nosotros mismos y también con el resto de la sociedad. Fomentamos valores como la amistad y sobre todo, somos gente con ganas de colaborar y ayudar al resto.

–¿ Cuándo comenzó su andadura como miembro de este club?

–Yo comencé el año 2002 como rotaria, cuando Jaime Marco y el entonces presidente, Diego Aceituno, me propusieron para desarrollar actividades dentro del Rotary Club Valencia. Consideraban que era una mujer muy activa y pensaron que podría ayudar a integrar tanto a hombres como a mujeres.

– Se conoce que hasta 1989 las mujeres no podían acceder al club, desde esta perspectiva, ¿cómo lleva el sector masculino su nombramiento como presidenta?

–Que conste que aún existen clubs que no aceptan a las mujeres, aunque nuestro presidente internacional exige la presencia de la mujer ya que es igual de importante que la del hombre. A pesar de ello, en mi club siempre me he me he sentido muy apoyada. De hecho, me han propuesto para el cargo hombres y no mujeres.

– ¿Cuál cree que es el papel de la mujer en la sociedad?

–Todas las mujeres somos importantes en esta sociedad, tanto las que han trabajado como las que no y han ejercido de amas de casa. Todas han desarrollado una labor muy importante y no por tener más carreras, han podido conseguir algo más.

–Y usted, ¿se ha visto limitada por su género en algún momento?

–Hubo una etapa de mi vida en la que sentí un complejo de inferioridad porque pensaba que sin estudios superiores iba a sentirme limitada, pero al conseguir ser directora territorial de una gran empresa de seguros, me di cuenta de que una mujer puede llegar hasta donde se lo proponga. Y no solo ayudarse a sí misma, también ayudar a las personas de su entorno. A pesar de ello, creo en la necesidad de una colaboración entre hombres y mujeres.

– Debido a la crisis económica en nuestro país, ¿hacia qué sector de la sociedad van dirigidas las actuaciones de Rotary?

–Los niños, la mayoría de nuestros proyectos están basados en ayudar a los niños porque son los grandes perdedores de las crisis internacionales o guerras. Eso es lo que realmente queremos hacer, mejorar la vida de esos niños y, si eso significa que me tengo que volcar todo este año en esa labor, lo haré. También hacemos intercambios de estudiantes entre distintos países y van a casa de particulares, incluso de los propios rotarios.

– A pesar de ser desconocidos, hay grandes personalidades entre los rotarios, ¿cuáles son sus perfiles?

– Quiero destacar que son personas muy conocidas pero que no se han hecho primero rotarios y luego han colaborado aprovechando su tirón mediático, al contrario. En el caso de Bill Gates, nos lanzó un reto a los rotarios, a través de su Fundación, para acabar con la polio en el mundo. Nos ofreció 250 millones de dólares si nosotros conseguíamos recaptar otros 250. Y lo conseguimos, después de eso él y su mujer, Melinda Gates, pasaron a ser rotarios.

– Siguiendo en esta línea, ¿Qué personaje perteneciente a los rotarios le llama más la atención?

–El Papa Francisco. No solo porque a nivel personal me recuerda a mi padre, además, creo que está cambiando los sistemas nuevos de la vida, de hecho, es un hombre que está en la actualidad del momento y acorde con la nueva situación y la sociedad que de alguna manera queremos tener o desarrollar. Cada vez que aparece en la televisión me da lecciones alucinantes con lo que dice o hace.

– ¿Cuáles son sus objetivos como presidenta?

–Darnos a conocer mucho más. Que nos conozcan en la sociedad, nos comprendan y nos ayuden para poder realizar más proyectos. A pesar de ello, continuaremos con los propósitos que ya hemos llevado a cabo pero sobre todo, queremos hacer cosas en las que pueda participar mucha más gente. Los rotarios somos los grandes desconocidos y afortunadamente empiezan a conocernos. ¡Viva Rotary! Puesto que para mí, es un honor y un orgullo grandísimo ser rotaria.