La oposición considera que la reforma de la ley electoral es una «cortina de humo»

Imagen de la Junta de Síndic celebrada ayer en Les Corts Valencianes
Imagen de la Junta de Síndic celebrada ayer en Les Corts Valencianes

Los tres grupos de la oposición parlamentaria criticaron ayer la propuesta lanzada por el presidente Fabra en su conferencia en el Club Siglo XXI en la que abogaba por la elección directa de un tercio de los diputados de la Cámara, y la calificaban de «cortina de humo» de los problemas que atraviesa el PP. Tan solo los «populares» que dan sustento al Gobierno de la Generalitat, dijeron que la proposición del presidente del Consell suponía «unas auténticas primarias».

Tras la Junta de Síndics celebrada ayer para ordenar el pleno de Corts de la semana que viene, los portavoces de los grupos dieron sus explicaciones.

Marga Sanz, de Esquerra Unida, dijo que era una «reforma trampa» ya que tenía que contar con el apoyo mayoritario de la Cámara, que el PP no tiene, y que no se podría tramitar en el mismo periodo de sesiones en el que se cursara también la rebaja del número de diputados.

Por su parte, el portavoz de Compromís, Enric Morera utilizó también la expresión cortina de humo y se burló de la propuesta «de un presidente que huye a Madrid para hablar de la Comunitat, mientras hace tres meses que no aparece por el Parlamento». En cualquier caso, Morera le retó no a la elección directa de un tercio de los parlamentarios «sino de todos ellos».

La cortina de humo salió de nuevo en el discurso del síndico socialista Antonio Torres, quien explicó que «administrativamente» no daría tiempo a cursar la reforma para que estuviera ya en vigor en las próximas elecciones autonómicas.

Por su parte, el síndico «popular» señaló que la propuesta era «muy interesante» y que suponían «las auténticas primarias».

Dijo que «sí que da tiempo a que esté lista para las próximas elecciones si nos ponemos ahora mismo a trabajar sobre ella» y señaló que podría unirse a la propuesta de rebaja del número de diputados para su paso por el Congreso de los Diputados.

Por otra parte, los socialistas pidieron ayer en la Junta que se aplazara al 21 de marzo la fecha límite para presentar sus candidatos a la renovación del Consell Jurídic Consultiu y el Consell Valencià de Cultura, y pidieron negociar con el PP la renovación de su apoyo al Síndic de Greuges en «una negociación global donde se aborden aspectos como el respeto a las instituciones de Les Corts», en alusión a la reforma de la Ley de la AVL, o la reforma de la financiación. Por su parte, el PP no se negó a ello, pero pidió la presencia en la negociación de Ximo Puig.