La vivienda vuelve a respirar

El año pasado aumentó un 45 por ciento la construcción y un 15,7 por ciento la demanda

La mejora del mercado inmobiliario es una consecuencia de la recuperación, no su causa, según San Martín
La mejora del mercado inmobiliario es una consecuencia de la recuperación, no su causa, según San Martín

La mejora de los indicadores económicos en la Comunitat Valenciana se está produciendo a un ritmo más elevado que en el resto de España y las consecuencias sobre el mercado inmobiliario ya se están comprobando. Durante los primeros diez meses del año pasado se produjo un aumento de la construcción de obra nueva del 45 por ciento, el mismo incremento que se espera para este año. Así se desprende de los datos facilitados por el director de investigación de BBVA Real Estate, Ignacio San Martín, ayer en Valencia.

Pero no en todas las provincias se está viviendo la recuperación con la misma intensidad. Castellón es la que está atravesando este ciclo de una forma más suave (4.509 viviendas vendidas en 2015), seguida por Valencia (15.410). Alicante es la provincia en la que más se nota la reactivación del mercado, con 23.201 viviendas vendidas.

Según este estudio, la demanda de vivienda aumentó el año pasado un 15,7 por ciento, impulsada por una mayor confianza de los compradores y por la mayor facilidad a la hora de acceder a los préstamos hipotecarios.

No obstante, buena parte de esta demanda procede de ciudadanos extranjeros. De hecho, en Alicante, donde más aumentan las ventas, el 50 por ciento de los compradores pertenecen a otros países. El peso de las compras de inmuebles por parte de extranjeros se ha triplicado en los últimos cinco años, llegando a representar en la actualidad una de cada tres ventas. Esta circunstancia no es temporal, sino que estos ciudadanos extranjeros vienen a quedarse y sus descendientes heredarán esas viviendas, por lo que habría que facilitar una serie de servicios específicos acordes a sus necesidades, dijo San Martín.

Explicó que la situación financiera de algunos promotores está ya lo suficientemente saneada como para iniciar obra nueva, de hecho, empresas de la construcción de otras autonomías vienen a la Comunitat atraídas por el movimiento que se está produciendo en el mercado.

Por otra parte, según los datos del BBVA, los indicadores de precios de la vivienda muestran una clara estabilización a lo largo de 2014, tanto en el ámbito nacional como en el de la Comunitat. En 2015, tanto los precios de la vivienda nueva como los de la usada se han mantenido en positivo. San Martín indicó, no obstante, que aunque es un momento óptimo para adquirir una vivienda, «no existe presión» puesto que la situación del mercado inmobiliario no se va a modificar en los próximos años.