Miles de familias afectadas por el recorte en concertadas

La indefensión y la desinformación ahonda en los centros afectados, que reclaman a la Conselleria los motivos de los recortes de aulas

La indefensión y la desinformación ahonda en los centros afectados, que reclaman a la Conselleria los motivos de los recortes de aulas
La indefensión y la desinformación ahonda en los centros afectados, que reclaman a la Conselleria los motivos de los recortes de aulas

La indefensión y la desinformación ahonda en los centros afectados, que reclaman a la Conselleria los motivos de los recortes de aulas

Miles de familias en la Comunidad Valenciana sufren las repercusiones de la medida tomada desde la Conselleria de Educación, que ha decidido suprimir el concierto de Bachillerato en 31 unidades educativas.

Se cumple ya una semana desde que Marzà y su equipo hiciera público a los medios de comunicación el listado oficial de los colegios afectados. Desde entonces, cientos de padres y madres continúan a la espera de explicaciones. «No conocemos el baremo de por qué a unos centros nos ha tocado y a otros no». Desconcierto y nerviosismo que incrementa conforme se aproxima el -cada vez más próximo- curso 2017/2018.

A menos de dos meses de finalizar el curso escolar, el cierre de aulas ha propiciado que familias enteras deban decidir con un plazo de tiempo perentorio a qué centro cambiar a sus hijos.

La misma incertidumbre comparten desde la Mesa por la Educación. Su actual portavoz, Vicente Morro, quien mostró su sorpresa respecto a cómo puede ser que tras una semana desde que se conocieran los nombres de los centros escolares que pierden unidades «nadie haya notificado oficialmente si se renueva o no los conciertos de los centros. Marzà solo ha buscado el titular y luego se ha olvidado de notificar las decisiones concretas de cierre de aulas».

En este sentido, el actual portavoz de la Mesa señaló que se desconocen todavía los motivos por los que se han denegado los conciertos en 31 unidades. A lo que añadió: «está claro es que se ha ignorado la abrumadora demanda social de muchos de estos centros y se ha cortado de raíz la opción que hicieron los padres por un centro concertado desde Infantil hasta Bachillerato».

Mientras las reivindicaciones persisten y el malestar dentro de comunidad educativa crece a un ritmo acelerado, la Conselleria permanece anclada al silencio y sin otorgar públicamente explicaciones. Postura que pone de manifiesto la falta de sensibilidad de la Generalitat con la educación concertada.

Los alumnos de Bachiller, no son los únicos inmersos en una situación de indefensión. Tampoco se conocen todavía los detalles del arreglo escolar y cómo afectan a las aulas de Infantil, Primaria y Secundaria. La desinformación es total.

De entre el listado de centros afectados en la Comunidad el que mayor golpe ha recibido es el barrio de Tres Forques. Uno de sus colegios más emblemáticos, La Purísima de Valencia ha visto cómo se eliminaban 70 plazas de su oferta educativa. Un centro que ha formado a miles de niños desde hace más de 46 años, consolidándose como uno de los más demandados en los distritos II y III.

Desde las asociaciones de madres y padres instan a la Conselleria a atender las alegaciones que se presenten hasta el próximo 9 de mayo. Hasta la fecha, reina el silencio administrativo.