Piden más medios en Atención Primaria para tratar la «enfermedad» del tabaco

Uno de cada cuatro valencianos fuma. Un tres por ciento de los que lo hacen, no quiere dejarlo nunca
Uno de cada cuatro valencianos fuma. Un tres por ciento de los que lo hacen, no quiere dejarlo nunca

A la lucha contra el tabaquismo le faltan medios y esto ocurre porque se le sigue considerando un hábito cuando en realidad se trata de una enfermedad «del día a día», como puede ser la hipertensión o la hipercolesterolemia. Si la sanidad pública lo valorara de este manera, subvencionara los productos y medicamentos que ayudan en el proceso -como hacen Navarra o País Vasco- y potenciara mejores tratamientos en Atención Primaria, el porcentaje de deshabituación aumentaría entre un cinco y un diez por ciento, tal y como expresó ayer el coordinador de la XIV Semana Sin Humo en la Comunitat, Joan Antoni Ribera, con motivo de la celebración hoy del Día Mundial Sin Tabaco.

Así las cosas, la medida más efectiva sigue siendo el aumento del precio de la cajetilla. Si se sube un diez por ciento, habrá un tres por ciento más de abandonos. La otra manera de reducir el número de adictos es a base de leyes, tal y como ha demostrado la ley antitabaco aprobada por el Gobierno a finales de 2010. Así, desde que la norma entrara en vigor, el porcentaje de fumadores que intentan dejarlo ha subido cuatro puntos, pasando del 36 al casi 40 por ciento.

Jóvenes adictos

Por ello, Ribera alerta de las consecuencias que pueden tener ciertas decisiones políticas como la que se plantea la Comunidad de Madrid y a la que se oponen siete de cada diez valencianos, que ven «mal» o «muy mal» que se modifique la ley para permitir fumar en casinos y salas de juego.

Porque el tabaco es «el asesino» de 500 valencianos al mes, es decir, 6.000 al año. En la actualidad, un 24,8 por ciento de la población es fumadora, siendo los jóvenes de 16 a 24 años los más adictos. Les siguen los fumadores de entre 25 y 44 años.

«La gente joven fuma, y fuma mucho», lamentó el experto, que abogó por una educación basada en la máxima de «predicar con el ejemplo», ya que los dos factores fundamentales para el inicio en el consumo son que los amigos fumen o que lo hagan los padres.

Asimismo, según los datos aportados por Ribera, los chicos comienzan antes que las chicas, pero año tras año, ellas acortan distancias. De hecho, se prevé que en cinco años el cáncer de pulmón supere al de mama por mayor incidencia entre las mujeres.

Con todo, les preocupa de manera especial ese casi tres por ciento de fumadores que admite no tener intención de abandonar el tabaco. Nunca. «Inténtalo, consíguelo, compártelo» es el lema de la campaña de este año.