Plácido Domingo dirige la vuelta de «Manon Lescaut» al Palau

El cantante, director y gestor artístico, Plácido Domingo, junto a la intendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt

La ópera «Manon Lescaut» se tuvo que cancelar cuando ya tenía «todo aquí», por eso, para el cantante Plácido Domingo, sería «penoso» tener que devolverla sin poder interpretarla en el Palau de les Arts y por ello será la que inaugure la próxima temporada del recinto operístico el próximo 9 de diciembre bajo la dirección del tenor.

Así lo anunció ayer la intendente del Palau, Helga Schmidt, en una rueda de prensa ofrecida junto al cantante, que en la próxima temporada también interpretará en Valencia la zarzuela «Luisa Fernanda» a las órdenes del director valenciano Jordi Bernàcer.

El tenor madrileño compareció en el Centro de Perfeccionamiento que lleva su nombre y destacó que este tipo de centros «esenciales» para dar oportunidad a los jóvenes cantantes, que son «los artistas del futuro». Asimismo, Domingo destacó la colaboración que está llevando a cabo el Centro, y la Universidad de Berckley, quienes actuarán en el VII Festival del Mediterráneo con un programa de dos óperas: «El cántico del Inferno», y el «Romancero Gitano».

Por su parte, la intendente del Palau destacó que «el futuro está en manos de los jóvenes» y que espera que esta colaboración continúe y se pueda volver al número de títulos que se interpretaban antes.

Smichdt también habló sobre el futuro de la dirección musical de la ópera, que en estos momentos está propuesto a Zubin Mehta, pues ya ha estado al frente de la agrupación y ha completado además una exitosa gira por China que «ha llenado todos los auditorios» y que ha permitido que les hayan «invitado» otra gira sinfónica el próximo agosto en el país asiático para representar «Otelo» y «Carmen» con toda la compañía valenciana, los decorados y algunos técnicos.

Este éxito ha permitido que las producciones se hayan «amortizado». En ese sentido, destacó que «producir no es un despilfarro, es una inversión importante», ya que «la calidad vende entradas y amortiza producciones», lo que es una vía frente a la crisis que hay actualmente en el sector. De hecho, gracias a eso, los «pocos» patrocinadores que les quedan, la taquilla y las intervenciones como la de Plácido Domingo, permiten al auditorio valenciano «casi autofinanciar su programación».