Cárcel para dos hermanas de Ganemos Ahora Valdemoro

Rosa y Paloma Agudo de Blas han sido condenadas a tres años de cárcel e inhabilitadas para ir en listas electorales
Rosa y Paloma Agudo de Blas han sido condenadas a tres años de cárcel e inhabilitadas para ir en listas electorales

Paloma y Rosa Agudo han sido condenadas por repartirse con su familia 600.000 euros que adeudaban y declararse insolventes.

De los cuatro concejales que Ganemos sacó en las elecciones municipales en Valdemoro, dos, las hermanas Paloma y Rosa Agudo de Blas, han sido condenadas por la Audiencia Provincial de Madrid a tres años de cárcel por un delito de insolvencia punible o lo que es lo mismo, por haber realizado «las actuaciones precisas» para que su madre pudiera declararse insolvente «y con ello poder defraudar» el pago de una deuda de 560.000 euros más intereses que le reclamaba una inmobiliaria.

En concreto, la sección número 15 de la Audiencia Provincial de Madrid ha dictado condena de tres años de prisión contra las dos hermanas de Ganemos Ahora Valdemoro –el partido filial de Podemos en el municipio epicentro de la trama Púnica–. La sentencia, contra la que cabe recurso, está fechada el pasado 1 de octubre y condena a toda la familia Agudo de Blas –las números dos y tres del grupo, así como a sus padres y dos hermanos– a las penas de cárcel, a inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo, veinte meses de multa con una cuota diaria de doce euros y una indemnización de 560.000 euros a la inmobiliaria que reclama a la madre el pago.

Según el auto, Juana de Blas, madre de las hermanas de Ganemos Ahora Valdemoro, se declaró insolvente para no devolver los 600.000 euros que le reclamaba una imobiliaria que le había comprado en 2007 unos terrenos para vender en Colmenar de Oreja mediante una operación que finalmente no se llevó a cabo.

La condena se basa en que los acusados «conscientes de que Juana de Blas Olivar tenía que hacer frente a una deuda cercana a los 600.000 euros (560.000 más intereses), de común acuerdo, realizaron las actuaciones precisas para que esta deviniera insolvente y con ello poder defraudar a los acreedores». Para justificar el impago de la deuda, la familia Agudo de Blas dijo haber gastado el dinero en «varios cruceros por el Mediterráneo, Caribe y por los fiordos noruegos» y «50.000 euros en restaurantes, hoteles y casino», entre otros gastos.