Carmena se salta al Pleno para regular la cesión de espacios públicos a okupas

La Razón
La RazónLa Razón

El proyecto del Gobierno de Carmena para ceder espacios públicos a asociaciones y entidades de la capital volvió a enfrentar ayer en el Pleno a los grupos municipales. Ciudadanos llevó al debate la necesidad de articular este mecanismo a través de un concurso público y de libre concurrencia regulado por medio de una ordenanza. En la defensa de esta posición, la formación naranja recibió el apoyo del PP. El PSOE, por su parte, salió en apoyo de las tesis formuladas por Ahora Madrid, según las cuales, sería suficiente la aprobación de un marco regulador que establezca los requisitos de cesión de inmuebles y locales. Dos vías para un mismo fin con una diferencia sustancial. Si, como proponen Ciudadanos y PP, se regula a través de una ordenanza, ésta tendría que ser aprobada por el Pleno. El marco regulador, defendido por PSOE y Ahora Madrid, sólo necesita del visto bueno de la Junta de Gobierno y, por tanto, podrá saltarse la votación entre los cuatro grupos municipales.

Así, la concejal de Ciudadanos Silvia Saavedra acusó al equipo de Gobierno de querer impulsar un marco normativo en lugar de una ordenanza para «quitarse al pleno de encima». «Están siendo ustedes muy descarados, esto es un comunismo de amiguetes», sentenció. «El Patio Maravillas es ese colectivo okupa que sólo ha sido respetuoso con la propiedad privada cuando la ha ocupado», dijo Saavedra sobre el colectivo madrileño que dice tener ya muy avanzadas las negociaciones con el Ayuntamiento para la cesión del edificio de más de 2.700 metros cuadrados en la calle de Alberto Aguilera. Una cesión que, según recordó la concejal, no se podrá concretar puesto que es un edificio de dominio público que alberga, además, las oficinas del Samur aunque éstas sólo ocupan un 10 por ciento del espacio y cuentan con entradas separadas. En la misma línea se pronunció la popular Alicia Delibes, que insinuó que el equipo de Gobierno de Ahora Madrid pretende devolver al Patio Maravillas el «apoyo» electoral que ese colectivo le brindó desde el primer momento, y por el que ahora quiere cobrarse exigencias.

La popular insistió en que en lugar de un marco jurídico se redacte una ordenanza para acometer esas cesiones porque, de lo contrario «peligra» la legalidad. Por su parte, el concejal delegado de Coordinación Territorial y Asociaciones, Nacho Murgui, aseguró que el Ayuntamiento «en ningún momento» ha dicho que vaya a ceder el local de Alberto Aguilera al Patio Maravillas y ha recordado que las cesiones a asociaciones las impulsó durante muchos años el PP sin marco normativo ni ordenanza de ningún tipo.

“Es un avance significativo que el Ayuntamiento actúe con transparencia y libre concurrencia”, ha defendido el responsable del área, que cree que impulsar para ello una ordenanza equivaldría a “matar mosquitos a cañonazos”.

De acuerdo con el equipo de Gobierno, el socialista Ramón Silva ha recriminado al PP que pida ahora una ordenanza cuando durante 25 años se han cedido edificios sin crear para ello una norma, y a la concejal de Ciudadanos le ha dado la “enhorabuena” por “levantar pasiones en la derecha”.

El Ayuntamiento de Madrid tiene intención de ceder espacios municipales a las asociaciones que lo soliciten y cumplan los requisitos entre noviembre y diciembre, una vez se apruebe el marco regulador que garantice el “rigor”, la “igualdad” y la “transparencia”.