Carmena silencia a la oposición

El Gobierno de Ahora Madrid relega las propuestas del resto de grupos a la parte informativa del Pleno. El PP califica de «antidemocrático» el cambio y lo recurre por la vía contencioso-administrativa.

Cifuentes y Carmena comieron ayer con sus equipos en un restaurante de la Plaza de Santa Ana para «salvar escollos». Hace exactamente un año, las dos dirigentes almorzaron en el mismo sitio, con los mismos colaboradores, pasearon cogidas del brazo y prometieron limar asperezas
Cifuentes y Carmena comieron ayer con sus equipos en un restaurante de la Plaza de Santa Ana para «salvar escollos». Hace exactamente un año, las dos dirigentes almorzaron en el mismo sitio, con los mismos colaboradores, pasearon cogidas del brazo y prometieron limar asperezas

El Gobierno de Ahora Madrid relega las propuestas del resto de grupos a la parte informativa del Pleno. El PP califica de «antidemocrático» el cambio y lo recurre por la vía contencioso-administrativa.

Una cuestión de reglamento recrudeció ayer el enfrentamiento existente en el Ayuntamiento de Madrid entre el bloque conformado por Ahora Madrid y PSOE, por un lado, y el que integran el Partido Popular y Ciudadanos, por otro. Las portavoces de estos dos grupos, Esperanza Aguirre y Begoña Villacís, no ocultaron su indignación y acusaron al Gobierno de Manuela Carmena de adoptar una decisión antidemocrática. Se referían a la propuesta del tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente, de relegar las propuestas de los grupos de la oposición a la parte del Pleno reservada a la información, el impulso y el control. O lo que es lo mismo, las iniciativas de PP, PSOE y Ciudadanos dejarán de estar en la parte resolutiva del Pleno.

El Partido Popular y Ciudadanos consideran que este cambio en el funcionamiento de las sesiones ordinarias es intolerable y por ello solicitaron el amparo de la propia alcaldesa en su calidad de presidenta del Pleno. Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos, subrayó que Ahora Madrid demuestra así que «para ellos no pintamos nada, que no piensan cumplir las propuestas de la oposición que salgan adelante y que nos tienen donde siempre nos han querido tener, en el lado de las sugerencias». Para la portavoz del PP, Esperanza Aguirre, la decisión de Valiente «permite que haya dos clase de propuestas», lo que, además, calificó de «absoluta vergüenza».

El origen de esta crisis hay que buscarlo a principios de mes, cuando Mauricio Valiente comunicó a todos los grupos su intención de integrar las propuestas de la oposición en la parte informativa de los plenos. PP y C’s confirmaron ayer que ya entonces mostraron su rotundo rechazo a la medida. Este martes, los grupos municipales (Ahora Madrid, PP, PSOE y Ciudadanos) recibieron el borrador con el orden del día correspondiente a los dos plenos de la próxima semana y constataron que la propuesta de Valiente era ya una realidad: las iniciativas de la oposición estaban incluidas en el mismo apartado que las preguntas y las comparecencias.

Esta maniobra, a juicio de Villacís y Aguirre, supondrá en la práctica que el Gobierno municipal tendrá una excusa para no cumplirlas en el caso de que salgan adelante. Tras solicitar, sin éxito, el amparo de Carmena, las dos portavoces coincidieron en amenazar con llevar este desencuentro a la Justicia. Un extremo que, en el caso del PP, ya es una realidad. Fuentes del PP confirmaron ayer que ya han interpuesto un recurso en la vía contencioso-administrativa. En los próximos días, presentarán ante el juzgado la argumentación de este recurso. Argumentan desde el PP que el cambio propuesto por Valiente viola el propio reglamento del Pleno, en concreto el artículo 60 que determina que las proposiciones de los grupos políticos forman parte de la parte resolutiva. Villacís señaló que su grupo baraja recurrir al Tribunal Constitucional para garantizar que se respeta su derecho a la participación.

El Pleno ordinario mensual del Ayuntamiento de Madrid se divide en dos sesiones. La primera está reservada a la parte de información, impulso y control, de forma que los grupos de la oposición realizan preguntas e interpelaciones a los delegados del Ejecutivo municipal, además de las comparecencias que puedan solicitar los grupos o los concejales del gobierno a iniciativa propia. En esta primera sesión, por tanto, no se votaba ninguna proposición. Esto cambiará con la propuesta de Valiente ya que las propuestas de los grupos formarían parte de la sesión reservada a la información y al control al Gobierno. Esto supone que a esta segunda parte del Pleno –en la que hasta ahora se votaban las propuestas de las áreas de Gobierno y las de los grupos– sólo podrá llevar iniciativas Ahora Madrid o algún otro grupo siempre que ésta esté firmada junto al partido de Carmena.