De la Iglesia al Congreso

El Festival de Arte Sacro mezcla este año jazz, flamenco e «indie rock» en espacios emblemáticos.

El Festival de Arte Sacro se celebrará en Madrid entre el 15 de febrero y el 23 de marzo
El Festival de Arte Sacro se celebrará en Madrid entre el 15 de febrero y el 23 de marzo

El Festival de Arte Sacro mezcla este año jazz, flamenco e «indie rock» en espacios emblemáticos.

Desde música religiosa al más puro estilo electro de Pepe Rivero. Disfrutar de un recital de jazz o desaparecer en el renacimiento, con autores como Ariel Brínguez o Ignacio Prego, son algunas de las posibilidades que nos ofrece esta nueva edición del Festival de Arte Sacro, que este año celebra su 28 aniversario, y cuya cita tendrá lugar entre el 15 de febrero y el 23 de marzo. «El evento ofrece a la gente la posibilidad de acceder a obras que de otra manera no podrían. Se ofertarán 40 conciertos con contenidos completamente exclusivos y obras traídas del extranjero que he considerado que encajaban con el concepto del festival», comenta Pepe Mompean, director del mismo. La buena acogida de este evento, que alcanzó casi los 15.000 espectadores en 2017, es lo que ha impulsado a continuar celebrándolo año tras año y a innovar en su contenido y en su localización. «Tomé las riendas en 2016 y desde entonces hemos añadido nuevos géneros musicales para atraer a un público más amplio.

Especialmente a los más jóvenes», asegura el director. «Antiguamente sólo se podía disfrutar de recitales de música clásica. Ahora podemos escuchar música electrónica, clásica entremezclada con sintonías de jazz, flamenco y, por primera vez este año, «indie rock», añade. El festival sigue apostando por impulsar el talento español, especialmente en el ciclo del Canal, en el que participan jóvenes intérpretes como José Menor e Isabel Dombriz.

Uno de los mayores atractivos del festival, aparte de la citada variedad de géneros, son los escenarios en los que se celebra. Las obras se representan tanto en iglesias como en teatros, o incluso en lugares tan emblemáticas como el Congreso de los Diputados, con el objetivo de mejorar la experiencia de los espectadores. Concretamente se han escogido ocho de las iglesias más hermosas de arte barroco de Madrid para representar las obras clásicas que siguen siendo las más demandadas por el público. Entre ellas, encontramos la iglesia de San Jerónimo del Real, la de Nuestra Señora del Carmen y San Luis Obispo y la iglesia de San Millán y San Cayetano. A esta lista de espacios se suman distintos teatros, entre los que se encuentran Teatros del Canal, La Abadía o el Pavón.

Todos los espectáculos irán acompañados este año de unos folletos en los que se dará unas pinceladas de los datos más característicos de las ubicaciones donde se van a celebrar los recitales. El festival honra también la tradición de la música religiosa clásica rememorando los 250 años de la muerte de los compositores José de Nebra y Nicola Porpora, así como el 350 aniversario del nacimiento de François Couperin.