Detenido el dueño de Funnydent por estafa

La Policía arresta a Cristóbal López por cerrar de repente sus clínicas dentales en siete localidades y dejar en la estacada a un millar de pacientes

La Policía arresta a Cristóbal López por cerrar de repente sus clínicas dentales en siete localidades y dejar en la estacada a un millar de pacientes

La espantada afecta a un millar de pacientes de las siete clínicas que Funnydent tenía en Alcalá, Alcobendas, Alcorcón, Fuenlabrada, Leganés, Móstoles y Torrejón de Ardoz, todas las cuales han cerrado de repente y sin avisar. Esta situación les ha pillado en mitad del tratamiento, con puntos en la boca o con implantes sin poner. Otros pidieron créditos de hasta 10.000 euros y ahora se han quedado sin dinero y sin tratamiento.

Ruth, hija de uno de los afectados, se queja de que «mi padre se ha quedado sin boca» y ha tenido que paralizar la financiación de casi 6.000 euros que solicitó.

El máximo responsable del escándalo es el dueño de estas clínicas, Cristóbal López, que ayer fue detenido por la Policía en su localidad de residencia, Arroyomolinos, muy cerca de Navalcarnero, donde Funnydent tiene sus sede central. Fue conducido hasta una comisaría de Móstoles, en la que ha pasado la noche, y está previsto que hoy preste declaración.

Todo ello ocurría el mismo día en que decenas de afectados se dirigían a sus ayuntamientos para presentar reclamaciones y solicitar ayuda a las autoridades locales, que enseguida reaccionaron poniendo los medios a su alcance.

Los alcaldes de Fuenlabrada y Alcalá, Manuel Robles y Javier Rodríguez, recibieron a sus respectivos afectados y les ofrecieron instalaciones municipales para que se reúnan, como ha hecho también Móstoles. La concejala de Salud de Alcorcón, Susana Mozo, contactó con afectados de su ciudad para informarlos de que el Ayuntamiento hará «todo lo que esté en nuestra mano para ofrecer apoyo y asesoramiento».

Especialmente contundente fue el alcalde de Leganés, Santiago Llorente, que calificó este asunto de «auténtica estafa» y anunció que su consistorio va a tramitar una demanda conjunta «para recuperar el dinero». Los afectados han empezado a recoger firmas e incluso algunos, como los de Alcorcón, se reunieron ayer con abogados que también han asesorado a los de Fuenlabrada.

Y presumía de «honestidad»

El detenido, Cristóbal López –48 años–, mandó hace unos días un mensaje de voz a los trabajadores de sus clínicas (siete en Madrid y dos en Barcelona) espetando que «la empresa no tiene dinero para pagaros ahora mismo». Varios empleados intentaron el miércoles entrar por la fuerza en las oficinas centrales, ubicadas en un polígono de Navalcarnero, para pedirle más explicaciones. Hace un par de años, se jactaba durante una entrevista en un periódico local de Móstoles de que uno de sus principales valores en la vida es la «honestidad y la palabra».

También presume de caballos y coches de lujo en sus redes sociales. En esa entrevista, López explica que se inició como empresario con tres videoclubs y un restaurante de lujo. Pero eso fue antes de que Cristóbal decidiera cambiar películas de alquiler y vinos caros por empastes y endodoncias.