Política

Una reforma integral de 18 meses y casi cien millones de euros

El grupo Mandarin Oriental-Olayan cerró el hotel en febrero para un lavado de cara. Se conserva la cubierta de cristal y se reducirá el número de habitaciones.

©  J. FDEZ. - LARGO          20180228El Hotel Ritz echa el cierre durante dieciocho meses para una reforma total de sus instalaciones. El personal del hotel despide a los últimos huéspedes que se han alojado en él .
© J. FDEZ. - LARGO 20180228El Hotel Ritz echa el cierre durante dieciocho meses para una reforma total de sus instalaciones. El personal del hotel despide a los últimos huéspedes que se han alojado en él .

El grupo Mandarin Oriental-Olayan cerró el hotel en febrero para un lavado de cara. Se conserva la cubierta de cristal y se reducirá el número de habitaciones.

El grupo Mandarin Oriental- Olayan, propietario del hotel Ritz de Madrid, cerró las puertas del centenario establecimiento el pasado mes de febrero para emprender una ambiciosa reforma para la que habían consignado 99 millones de inversión durante 18 meses de obras. El estudio del arquitecto Rafael de la Hoz es el encargado de remodelar el exterior mientras que las obras se las adjudicó el grupo San José. Además, que los diseñadores franceses Gilles y Boisser son los encargados de renovar la imagen a las estancias y al interior del hotel.

Poco más se sabe de la reforma puesto que Mandarin Oriental y Olayan Group no han facilitado muchos más detalles de la misma, salvo que se pretende mejorar significativamente las instalaciones y servicios del hotel, que fue inaugurado en 1910, pero manteniendo su «carácter único, enmarcado en el estilo Belle Époque que lo caracteriza». Es por ello que se conservará la clásica cubierta de cristal en el centro del hotel que permite que entre la luz al salón tal y como se creó originalmente, así como el restaurante principal, que recuperará su espacio original con acceso directo a la terraza ajardinada del Ritz.

Asimismo, el rediseño interior se enmarcará en un estilo residencial clásico pero contemporáneo para las 106 habitaciones y 47 suites. Tras la reforma, se reducirán el número total de habitaciones de las 166 originales a 153, ampliando el número de suites. Según explicó el grupo hotelero en un comunicado, el objetivo es que cada una de estas suites sean únicas «con elementos de diseño únicos inspirados en las conexiones históricas del hotel con la ciudad, la cultura y el arte español».

Entre las nuevas instalaciones, el grupo Mandarin Olayan adelantó que se abrirá un nuevo bar como punto de encuentro entre huéspedes y clientes locales, así como un gimnasio completo y una piscina cubierta, en la que se incluirá una «variedad de experiencias de spa, calor y agua». Del mismo modo, se realizará una renovación total de los espacios y salas de reuniones «para adaptar el equipamiento a las necesidades actuales de los clientes de hoteles de lujo».

Hasta la reinauguración del hotel, prevista para finales de 2019, la gran mayoría de los más de 200 empleados del hotel Ritz se han acogido a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para regresar posteriormente a sus puestos de trabajo. Estos 187 empleados reciben complementos de la empresa hasta el 95% del salario y cursos de formación correspondientes a su categoría laboral. Por otro lado, la veintena que han quedado fuera del ERTE han sido reubicados en otros establecimientos del grupo o se han acogido a una excedencia para salir de la empresa, según explicó a Ep el representante de UGT en el comité de empresa del Hotel Ritz, Javier Vicente, el pasado mes de febrero.