Política

El Ayuntamiento cerrará todos los parques (que pueda) cuando haya mal tiempo

Aprobado el nuevo protocolo de emergencia climatológica en el Retiro

El parque de la Quinta de los Molinos también tuvo que cerrar por la caída de árboles
El parque de la Quinta de los Molinos también tuvo que cerrar por la caída de árboles

En caso de inclemencias climatológicas el Ayuntamiento cerrará también los jardines que pueda

Hace apenas un año un menor de cuatro años falleció en el parque del Retiro cuando un árbol de gran porte se desplomó sobre él debido a las fuertes rachas de viento pese a que había sido revisado por los técnicos y ordenada la evacuación de la zona. No era el primer ejemplar del parque que causaba la muerte de un viandante y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, afirmó que se revisaría el protocolo de emergencias que se aplica desde 2016 y marca el cierre del parque por condiciones climatológicas.

En la presentación hoy del nuevo protocolo, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha anunciado que cuando El Retiro tenga que cerrar, también lo harán todos los jardines que el Ayuntamiento tenga la posibilidad de cerrar, y se informará en aquellos que no sea posible de la peligrosidad de la situación para evitar el acceso al público. “El cierre del Retiro marcará el cierre del conjunto de los parques de la ciudad que se pueden cerrar”, afirmó.

En el nuevo protocolo que se va a incorporar al Plan Director del Arbolado de los Jardines del Buen Retiro se han modificado los distintos umbrales de alerta ampliando a su vez las condiciones climatológicas que pueden adelantar o retrasar el cierre de la zona. Así, según explicó Sabanés, hasta ahora tan sólo se tenía en cuenta las rachas y la velocidad del viento, mientras que a partir de ahora se contemplará también la humedad del suelo y la temperatura. “Si el viento se asocia a alta temperatura o alto nivel de humedad se activaría antes la alerta y, en caso de haber poca humedad o temperatura la horquilla sería más alta en la aplicación del protocolo de cierre”, detalló la delegada de Medio Ambiente.

De este modo, se establecen cuatro niveles de alerta en función de las previsiones facilitadas por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), respecto a la intensidad de nevadas y velocidad de rachas de viento. Respecto a los vientos, ahora se tendrá en cuenta la previsión de temperatura máxima (mayor o menor de 35 grados), puesto que afecta a la probabilidad de caída de ramas, y la humedad del suelo (un porcentaje de agua mayor o menor del 75% a una profundidad de 170 centímetros), que afecta a la probabilidad de caída de árboles.

El nivel verde se considera cuando los factores meteorológicos no superan el umbral mínimo: rachas de viento máximas de 40 km/h, con una temperatura máxima prevista inferior a 35ᵒ y un porcentaje de agua disponible en el suelo, a una profundidad de 170 centímetros, menor del 75 %, o rachas de viento menores de 30 km/h con temperaturas superiores a 35ᵒ y un porcentaje de humedad por encima del 75 %. En el caso de nieve, el nivel verde corresponde a un espesor de nieve acumulada en 24 horas menor a dos centímetros.

En el nivel amarillo se tienen en cuenta rachas de viento entre 40 y 50 km/h con temperaturas por debajo de 35ᵒ y un porcentaje de agua menor del 75 % , y para rachas de viento entre 30 y 40 km/h con temperaturas superiores a 35ᵒ y más del 75 % de humedad del suelo. También se alcanzará el nivel amarillo con acumulaciones de nieve durante 24 horas de entre dos y cinco centímetros. Con nivel amarillo se restringe el acceso a los Jardines de Cecilio Rodríguez y a las áreas de juegos infantiles, de mayores y deportivas.

El nivel naranja se activará cuando haya rachas de viento de entre 50 y 65 km/h con temperaturas inferiores a 35ᵒ y menos de un 75 % de humedad del suelo, y rachas de viento de entre 40 y 55 km/h para temperaturas superiores a 35ᵒ y humedad del suelo por encima del 75 %. La acumulación de nieve de entre 5 y 20 centímetros en 24 horas también activará el nivel naranja. En este caso, además de restringir el acceso a los Jardines de Cecilio Rodríguez y a las áreas de juegos infantiles, de mayores y deportivas, se suspenden los eventos al aire libre.

Por último, se declara el nivel rojo de alerta cuando haya rachas de viento iguales o superiores a 65 km/h con temperaturas máximas inferiores a 35ᵒ y un porcentaje de humedad del suelo por debajo del 75%, o cuando las rachas de viento sean iguales o superiores a 55 km/h, la temperatura máxima supere los 35ᵒ y la humedad del suelo esté por encima del 75 %. Cuando en 24 horas la acumulación de nieve sea igual o superior a 20 centímetros también se llegará al nivel de alerta rojo. En el caso de alcanzarse el nivel de alerta rojo se suspenderán todas las actividades y se procederá a desalojar el parque.

A su vez, el protocolo contará con tres fases: normalidad, intervención y vuelta a la normalidad. En la aplicación de las medidas, será la directora-conservadora de los Jardines del Buen Retiro la encargada de activar la alerta mientras que la Policía Municipal deberá dirigir el operativo de desalojo y cierre para el que podrá contar con la colaboración de Samur-Protección Civil y Bomberos. A los usuarios del parque se les informará por pantallas, cartelería y megafonía, para lo que se creará una centralita de comunicaciones, y se ampliará el número de jardineros y vigilantes de seguridad.

En la última fase se realizará una inspección de daños para proteger y restituir las zonas afectadas por caídas de ramas y árboles antes de volver a abrir el parque al público.