MENÚ
domingo 10 noviembre 2019
04:05
Actualizado

La banda que robó el camión con 1.843 bombonas hizo 14 viajes

La Brigada de Información sigue investigando el paradero del Nissan con 1.843 botellas de gas sustraído de una nave de Vicálvaro el viernes.

  • La banda que robó el camión con 1.843 bombonas hizo 14 viajes
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

11 de diciembre de 2017. 16:32h

Comentada
Madrid. 11/12/2017

Ni rastro de él. Los agentes de la Policía Nacional continuaban ayer con las investigaciones para dar con el paradero del camión cargado de casi 2.000 bombonas de gas que desató todas las alarmas el sábado, cuando se denunció el robo. Se trata de un Nissan Cabstar blanco, con matrícula terminada en FWG, y le busca hasta el helicóptero Cóndor de la Policía, aunque es muy probable que no esté circulando, sino «durmiendo» en alguna nave industrial. Pero lo que preocupaba a los agentes policiales, más que el camión, era la carga que éste llevaba. La banda se llevó nada menos que 1.843 bombonas de gas: 1.193 eran de gas propano y 650 de gas butano, según el denunciante.

Al parecer, un solo camión no es suficiente para transportar tal cargamento, por lo que los delincuentes dieron varios viajes. Es decir, no entraron en la nave, cogieron el camión (había varios en la misma) y se fueron, sino que utilizaron varios de estos vehículos para transportar la carga hasta donde quiera que la hayan guardado. Fuentes policiales aseguraron ayer a este diario que la banda realizó hasta 14 viajes para llevárselas, según las primeras investigaciones. El robo se produjo entre las 17:30 y las 22:00 horas del viernes, según denunció el encargado en la comisaría de Ciudad Lineal ya el sábado. La nave afectada se encuentra en la calle Boyer, 4, en el distrito de Vicálvaro.

Los agentes de la Brigada Provincial de Información se interesaron ya desde el sábado por el tema y se presentaron en la comisaría de Ciudad Lineal para conocer todos los datos de la denuncia de primera mano. Estos agentes son los encargados de llevar los temas de yihadismo en la Comunidad de Madrid. Y es que, aunque también vayan a participar en la investigación los agentes de Policía Judicial de la comisaría del distrito, la magnitud del robo y las características del mismo –en el marco, además, de un dispositivo especial de Navidad por aglomeraciones en el centro de la capital y con un nivel 4 de alerta antiterrorista–, hizo a los agentes ponerse en lo peor.

Hasta el helicóptero Cóndor de la Policía Nacional participó el sábado en al búsqueda, sin éxito, del vehículo. Aunque fuentes policiales se inclinan ahora por la delincuencia común como posible autoría de este robo, no se descarta ninguna hipótesis. El hecho de que los terroristas de los atentados de Barcelona del pasado verano estuvieran acumulando bombonas de butano en el chalé de Alcanar (Tarragona) donde preparaban los atentados, hizo ponerse en lo peor a los investigadores.

Barajan la posibilidad de bandas organizadas que simplemente revendan estas bombonas para uso particular (las de butano) en infraviviendas de la región y que podrían asentarse en la Cañada Real. Tampoco descartan los investigadores que pudiera haber bandas que hacen de intermediarias con terroristas. Es decir, individuos fichados por delincuencia común que hayan tenido contactos con células yihadistas a las que podrían suministrarles material a cambio de un precio establecido previamente, muy superior al precio del mercado negro ordinario.

Últimas noticias