La Ciudad del Fútbol en el banquillo

El ex alcalde de Las Rozas y siete ediles declaran acusados de prevaricación. Dicen que no recuperaron los terrenos en base a los informes técnicos municipales

Las instalaciones de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas
Las instalaciones de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas

Ayer comenzó en la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid el juicio oral por el «caso de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas», por el que se sientan en el banquillo el ex alcalde de la localidad y actual diputado regional del PP, Bonifacio de Santiago Prieto, junto con otros siete ediles populares acusados de desobediencia y prevaricación.

El ex edil se enfrenta a una pena de diez años de inhabilitación para ocupar los cargos de alcalde, teniente de alcalde, concejal o cualquier otro de naturaleza electiva que conlleve la participación en un gobierno municipal. Para los otros acusados, Francisco Javier Espadas López-Terradas, Isabel Grañeda Muñoz, Gema Matamoros Martínez, José Luis Álvarez de Francisco, Juan Ramón Ruiz Fernández y Antonio Garde Fernández Fontecha, por el delito continuado de prevaricación administrativa, se piden nueve años de inhabilitación. Para el ex defensor del menor Pedro Núñez Morgades, también acusado de prevaricación administrativa, se solicitan siete años de inhabilitación.

El asunto comenzó después de que la Fiscalía de Madrid interpusiera una querella contra la Junta de Gobierno municipal, acusándo a sus miembros de delitos de prevaricación. La sentencia, del año 2004, dictaminó que el consistorio debía anular el acuerdo por el cual había cedido una parcela a la Federación en el año 1998, sentencia que no se cumplió. La razón por la que el TSJM tomó está decisión es que se trataba de bienes demaniales, no patrimoniales, por lo que no podían ser objeto de tráfico jurídico privado.

Los hechos tuvieron lugar en el año 2008 cuando De Santiago comunicó a la Sala las medidas que había tomado para llevar a cabo la sentencia, medidas que al parecer no se ajustaban a lo establecido. La Sala le instó a que cumpliese debidamente lo que esta había establecido y le recordó que el uso del suelo procedente de la donación a la Federación era público y le advirtió de que no realizara ninguna acción que conlleve el uso, posesión o disfrute de la finca donada a la Federación, prohibiendo el uso privado de ésta por terceros de las instalaciones de la Ciudad del Fútbol.

Pese a esto, la Junta municipal no cumplió con la sentencia y acordó prorrogar la autorización demanial provisional a la Federación hasta junio del año 2009, mes en el que se hizo firme la sentencia y la Sala de lo Contencioso del TSJM responsabilizó personalmente al alcalde de la no ejecución de esa sentencia.

Ayer, los ediles acusados defendieron su inocencia después de De Santiado asegurara ante el juez que «nunca» ha ido «contra la ley» y que «siempre» ha actuado «en convivencia con las personas que sabían del tema». El primero de los exediles en declarar ha sido Francisco Javier Espadas, seguido del concejal de Deportes, Antonio Garde, quien ha asegurado que, al no tener conocimientos jurídicos, «siempre» se ha basado en los informes de los expertos. El último en declarar fue Nuñez Morgades, quien aseguró que «nunca» pretendió «ni tuvo conciencia» de estar incumpliendo una sentencia.

Una cuestión de cesión del suelo

- La Ciudad del Fútbol de las Rozas es un complejo deportivo de más de 120.000 metros cuadrados que se construyó en 2003 bajo mandato del ahora ex alcalde de Las Rozas, Bonifacio de Santiago, en una parcela cuyo espacio, según la denuncia, no podía ser donado a ninguna entidad privada, ya que su uso debía ser de carácter público y no privativo por terceros. Ahora, De Santiago y su equipo se sientan en el banquillo para responder por estos hechos.