La iglesia de Cervantes vuelve a brillar

Concluye la restauración del retablo mayor del monasterio de las Trinitarias, unos trabajos en los que la Comunidad ha invertido 21.755 euros

El retablo mayor, dedicado a San Ildefonso, es uno de los más importantes de los siete retablos barrocos del siglo XVIII
El retablo mayor, dedicado a San Ildefonso, es uno de los más importantes de los siete retablos barrocos del siglo XVIII

Concluye la restauración del retablo mayor del monasterio de las Trinitarias, unos trabajos en los que la Comunidad ha invertido 21.755 euros

No es de extrañar que el Monasterio de las Trinitarias Descalzas se haya convertido en uno de los templos más visitados de la capital. Además de albergar la tumba del creador de El Quijote (este año, en el IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, se han multiplicado sus visitas), ahora se ha restaurado el retablo mayor. Lo visitó ayer el consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno regional, Ángel Garrido, quien recordó que ahora el templo ha recuperado «su apariencia original» tras dos meses de trabajo y una inversión de 21.755 euros. «Asistimos a la recuperación de una de las joyas que es el retablo mayor de la iglesia de las Trinitarias», aseguró Garrido en declaraciones recogidas por Europa Press. El consejero señaló que la Comunidad ha realizado un «trabajo excepcional» en la restauración de este retablo mayor para ponerlo «disposición de los madrileños». Está dedicado a San Ildefonso y se trata del «más importante» de los siete retablos barrocos del siglo XVIII que alberga el templo por calidad y envergadura. La obra, realizada en 1739 por el maestro toledano Manuel Mesa, fue policromada y dorada en 1767. El estado de conservación del retablo no era malo pero presentaba suciedad, pequeños agrietamientos y faltas, así como repintes parciales, especialmente en el zócalo. Los trabajos impulsados por la Comunidad han consistido en la eliminación de repintes, el sentado de la policromía, el sellado de grietas, la reintegración volumétrica y cromática y la protección final. También se han restaurado la mazonería del retablo y los relieves y esculturas que contiene. Garrido recordó que, en los últimos diez años, la Comunidad de Madrid ha destinado más de 476.000 euros a distintas intervenciones en la iglesia del Monasterio de las Trinitarias Descalzas, declarada Monumento Nacional en 1921. Así, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, en la última década se han restaurado dos esculturas, dos lienzos y las cubiertas y el torreón del convento.

Y es que este templo madrileño está de enhorabuena. Sobre todo desde que se confirmó que allí yacían los restos del escritor español más importante de la historia. Fue el marzo del año pasado, tras una investigación de casi un año, cuando los expertos confirmaron que el autor de El Quijote nunca había abandonado el lugar donde recibió sepultura, en el barrio de Las Letras. El hallazgo se produjo en uno de los treinta y seis nichos situados en la pared norte de la cripta subterránea del templo. Un espacio de poco menos de 60 metros cuadrados que, en las últimas décadas, las monjas trinitarias habían alquilado a una librería para que almacenara allí algunos de sus fondos. Sin embargo, no estaban en un féretro con las iniciales «M. C.» que en un primer momento despistaron a los investigadores. Y es que, tal y como previó el antropólogo Francisco Etxeberria al inicio de la investigación, no se encontró «a Cervantes con su nombre puesto en un ataúd». Ni tampoco el esqueleto entero. Pero los análisis efectuados en el laboratorio instalado en la cripta confirmaron que los restos hayados pertenecían a Cervantes, que se encontraban en muy mal estado y que estaban junto a los de otros cadáveres.Confirmado ya definitivamente que el ilustre alcalaíno estaba enterrado allí, el Ayuntamiento de Madrid, por su parte, comenzó a organizar este año (todos los viernes y sábados hasta el 31 de diciembre) visitas de media hora a la tumba del escritor, acompañadas de las explicaciones de guías turísticos.

A lo largo de este año, han sido multitud las actividades organizadas en torno a la figura de Cervantes en varias ciudades pero especialmente en Alcalá de Henares (donde se encuentra su casa-museo) y en la capital. Aún se pueden ver exposiciones, proyecciones y hasta conciertos. Puede consultarlo en la web www.400cervantes.es.