Actualidad

La Nave despega

La antigua fábrica Boetticher se reinventa de la mano del empresario Carlos Barrabés. Impulsará proyectos y startups para dar solución a problemas en movilidad, calidad del aire o energía.

La antigua fábrica Boetticher se reinventa de la mano del empresario Carlos Barrabés. Impulsará proyectos y startups para dar solución a problemas en movilidad, calidad del aire o energía.

Publicidad

El Ayuntamiento de Madrid quiere convertir La Nave –sede de la antigua fábrica Boetticher– en el corazón de la innovación tecnológica y social de la capital. Este emblemático espacio ubicado en el distrito de Villaverde arranca hoy una nueva etapa capitaneada por Carlos Barrabés. Este empresario aragonés dirige junto a sus hermanos la cadena de tiendas de material de montaña que lleva el apellido familiar, una consultora tecnológica y una incubadora de startups, entre otros negocios. Pionero en el comercio electrónico en España y firme defensor del emprendimiento, Barrabés ha recibido ahora el encargo del Gobierno de Manuela Carmena de dinamizar La Nave y convertirla en un motor para transformar la ciudad y afianzarla como ciudad innovadora. Una de las empresas de Barrabés, Innova Next, fue la que se hizo con la adjudicación del concurso para dar «servicios de apoyo a la gestión del centro de Innovación La Nave», al que se presentaron otras ocho propuestas de otras tantas entidades –entre ellas una universidad- y compañías privadas. Tras hacerse con esta licitación, la adjudicataria dinamizará el espacio durante los próximos dos años, para lo que el Ayuntamiento de Madrid destinará 1,6 millones de euros.

La alcaldesa, el coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto, y Carlos Barrabés asistirán hoy a la puesta de largo de la programación para este nuevo curso, basada en tres pilares: Forma, Conecta y Acelera. En lo relativo a la formación, la idea que se busca es potenciar el papel de La Nave como espacio de aprendizaje en el que experimentar con las herramientas digitales a través de charlas y presentaciones enfocadas en las últimas tendencias sobre Smart Cities, realidad virtual, inteligencia artificial, Internet de las cosas (IoT) o drones. Así, La Nave Forma tratará de fomentar el talento y la capacidad de innovación, pero no sólo de cara a empresas o startups, sino también entre aquellos vecinos de la capital que busquen incorporar a su currículum o a sus conocimientos las habilidades que demanda la transformación digital. También están programados cursos para adquirir, por ejemplo, las nociones clave para crear una empresa o hacer un plan de negocio. Se trata, según los impulsores de este renovado proyecto, de hacer ver que la tecnología también implica» nuevas formas de vender, acceder a los usuarios y conseguir financiación para iniciativas innovadoras».

13.000 m2

Dentro del programa Conecta, La Nave pondrá sus 13.000 metros cuadrados a disposición de las organizaciones que apuesten por la innovación pero también como punto para dar visibilidad al talento local. Dentro de este objetivo, tal y como recoge la programación que hoy será presentada, «los usuarios de La Nave podrán aprender, de la mano de expertos en el sector, cómo crear estrategias digitales y branding –proceso de construcción de una marca-, cómo acceder a financiación pública y hacer un elevator pitch –presentación de un proyecto ante potenciales clientes– para conseguir inversión». Finalmente, La Nave Acelera responde a la necesidad de impulsar proyectos empresariales innovadores que además contribuyan al desarrollo sostenible de la ciudad, a través de resultados concretos que mejoren la calidad de vida de los vecinos. Por ello, se ofrecerá apoyo a aquellas iniciativas que respondan a los retos de la ciudad –movilidad, calidad del aire, eficiencia energética, cuidados...– estando abierta esta posibilidad a startups con una solución mínima ya lanzada y a pymes, pero también a ciudadanos con meras ideas o prototipos. Tras esta fase, los proyectos seleccionados despegarán en La Nave mediante recursos físicos y un plan de actividades. Además, las propuestas que sean seleccionadas podrán incluso optar a la realización de pilotos con el Ayuntamiento o con alguno de los socios de La Nave. En el caso de que estos proyectos fueran de interés para alguna de las áreas del consistorio se abriría la posibilidad de iniciar un procedimiento de Compra Pública de Innovación.

Publicidad

Para lograr todos estos objetivos, se han habilitado distintas instalaciones acondicionadas y gratuitas. La Nave abre todos los días para estos profesionales y cuenta con un espacio de 7.000 metros cuadrados en la nave central y un auditorio con capacidad para 600 personas para acoger eventos como ha demostrado recientemente al ser la sede del South Summit. Salas de coworking para 160 personas, seis salas de reuniones y quince contenedores para talleres y cursos y próximamente el Fablab, un laboratorio en el que las iniciativas dispondrán de las herramientas para desarrollar su solución de hardware.