Lagartija Nick: los orígenes

El emblemático grupo de Granada reúne a su formación original para tocar su primer disco, «Hipnosis», que acaba de salir a la calle remasterizado y con una decena de inéditos

LA IMAGEN es de la formación original de la banda, allá por principios de los 90. Son:Juan Codorniu, Erik Jiménez, Miguel Ángel Rodríguez Pareja y Antonio Arias.
LA IMAGEN es de la formación original de la banda, allá por principios de los 90. Son:Juan Codorniu, Erik Jiménez, Miguel Ángel Rodríguez Pareja y Antonio Arias.

Intensidad, rabia, anfetaminas. Ésa es la fórmula química con la que Lagartija Nick empezaron a tocar. «Reaccionábamos a una manera de hacer música en España en la que todo empezaba a sonar igual. Eran los años del pre-indie, donde todas las bandas tenían al mismo productor», cuenta Antonio Arias, líder de la veterana banda de Granada. Y en «Hipnosis» están todas las coordenadas del sonido que queríamos hacer, a pesar de que, para mí, es un disco que sólo vive en el directo, asegura. Para hacerlo vivir con toda su rabia, la formación original –es decir, Juan Codorniu, Miguel Ángel Rodríguez Pareja y Eric Jiménez, junto a Arias– se presenta en el Sol (en el ciclo «Dichosos 90», del programa Son Estrella Galicia) para tocar aquel disco y otros temas emblemáticos.

«El disco pertenece a una escena en la que nos juntábamos bandas que no teníamos nada que ver en lo musical, como Sex Museum, pero funcionábamos y sonábamos de otra manera», asegura. También es verdad que algunas cosas surgían por casualidad: «Teníamos un mánager de Portugalete que nos llevaba mucho a tocar por allí, y necesitábamos sonar fuerte», cuenta Arias sobre esos primeros noventa. «Incluso cuando nos volvimos a dejar querer y fichamos por una multinacional –Sony–, hacíamos las cosas de forma diferente: «Otros grupos, cuando tocaban dos notas mal, ya tenían al bajista de estudio. Nosotros grabábamos en cinco días», explica Arias. Del disco dice Arias que intentó «hacer un collage. Era más importante la ética que la estética: no buscaba la perfección sino frases sueltas». ¿Y ese rock fuerte va bien para el amodorramiento general de hoy? «Para la reedición del álbum he buscado revistas antiguas, como ''Cambio 16''. La corrupción era igual, todo era exactamente igual que hoy. Es descorazonador, pero mientras lo podamos volver a gritar... El reflejo del disco es un collage sin sentido, que es como para mí sigue siendo el mundo».