Las acusaciones del Arena plantan a la exdelegada de Seguridad por dar un «mitin político»

Los abogados de tres de las cinco víctimas de la tragedia del Madrid Arena han abandonado hoy el Juzgado mientras declaraba la exdelegada de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Fátima Núñez, al considerar que ha echado "balones fuera"y ha dado "un mitin político"sin contestar a sus preguntas.

Fátima Núñez ha comparecido hoy como imputada ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Eduardo López-Palop, que investiga la muerte de cinco jóvenes en una avalancha humana en una fiesta de Halloween en el Madrid Arena el pasado 1 de noviembre.

El abogado del Ayuntamiento de Madrid, Luis Rodríguez Ramos, ha criticado la "falta de seriedad"y la "irresponsabilidad"de las acusaciones particulares que han abandonado la declaración a la mitad de su desarrollo, a la vez que ha opinado que "están buscando petróleo donde no lo hay y deberían estar buscándolo en otro sitio por lealtad y respeto a las familias de las víctimas".

La exdelegada de Seguridad y Emergencias del Consistorio ha sostenido que su cargo era de carácter político y tenía la función de transmitir a la Policía Municipal y los servicios de urgencias las "directrices generales"del programa electoral de su partido, según Rodríguez Ramos.

Fátima Núñez ha argumentado que, desde el punto de vista de la normativa del Ayuntamiento de Madrid a la hora de prestar los servicios públicos correspondientes, el Thriller Music Park fue "una fiesta privada"porque el acceso estaba limitado a los que pagaron la entrada, tenía seguridad interior y contaba con un servicio sanitario propio.

"En consecuencia, ni el Samur tiene que estar ahí presente ni la Policía Municipal tiene que estar dentro del recinto", sino que únicamente debe velar por la seguridad en los ámbitos de la vía pública próximos al espectáculo, ha subrayado Rodríguez Ramos.

La exdelegada de Seguridad y Emergencias ha explicado que, según la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los problemas de orden público corresponden a la Policía Nacional y a la Delegación del Gobierno.

El representante legal del Consistorio madrileño ha señalado que intentar buscar responsabilidades de la Policía Municipal en los hechos es "una pretensión imposible", "como buscar agua en el desierto", y ha apuntado que "ya está bien de perder el tiempo"distrayendo la instrucción de quiénes generaron los riesgos y quiénes no los evitaron.

Abdón Núñez, el abogado de la familia de Belén Langdon, una de las víctimas, ha justificado su "abandono"de la declaración por entender que "es una falta de respeto absoluta a las víctimas y a lo que pasó en el Madrid Arena el 1 de noviembre".

Ha lamentado que la exdelegada de Seguridad y Emergencias se haya limitado a explicar en sede judicial su "programa político", además de afirmar que su función en la Concejalía era dar "instrucciones políticas"y que tanto la Policía Municipal como los servicios de Emergencias son "autónomos".

Por su parte, Felipe Moreno, el letrado de la familia de Rocío Oña, otra de las víctimas, también ha expresado su "malestar profundo"por "la falta de respeto total y absoluto a las víctimas"de Fátima Núñez en su declaración judicial, "eludiendo todas las preguntas que se le formulan y defendiendo postulados políticos".

Moreno se ha sumado a la protesta al considerar que Fátima Núñez ha dado "un mitin de carácter político"sobre sus competencias dentro del Departamento de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid.

Asimismo, María José Siñeriz, la representante legal de la familia de Cristina Arce, otra de las víctimas, también ha abandonado la declaración de Núñez, por "vergüenza torera", porque ha dado "un mitin político", ha echado "balones fuera"y no ha contestado a nada de lo que se le ha preguntado.

Siñeriz ha asegurado que la fiesta del Madrid Arena no fue un evento de carácter privado, de acuerdo con la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de 1997.