Actualidad

Madrid pide al Gobierno la ilegalización de los partidos que atenten contra la unidad de España

También se ha instado a la Unión Europea a "que inscriba a los denominados como CDR (Comité para la Defensa de la República) en la lista de organizaciones criminales y terroristas"

Vox, PP y Ciudadanos han pedido juntos en la Asamblea de Madrid que el Gobierno central proceda a ilegalizar "los partidos separatistas que atenten contra la unidad de la nación con los instrumentos legales a su alcance o procediendo a las reformas legales que habiliten a ello".

Publicidad

Votos a favor: PP, Cs y Vox. Votos en contra: PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos-IU. El partido liderado por Rocío Monasterio puso sobre la mesa de la Asamblea de Madrid una proposición no de ley inequívoca: «instar al Gobierno de la Nación a la ilegalización inmediata de aquellos partidos separatistas que atenten contra la unidad de la Nación con los instrumentos legales a su alcance o procediendo a las reformas legales que habiliten a ello». La Asamblea de Madrid acabó votando de forma favorable a un texto que incluye otras dos medidas: instar a la Unión Europea que inscriba a los CDR en la lista de organizaciones terroristas, remitiendo los datos de la investigación que lleva a cabo la Audiencia Nacional; y proceder a suspender «cualquier pago» o subvención –o «revocarlo»– que puedan estar percibiendo los CDR u organizaciones similares de «cualquier organismo público autónomo».

José Ignacio Arias, diputado autonómico de Vox, justificó esta iniciativa por «las centenares de imágenes y testimonios que desde hace más de dos años se están produciendo en Cataluña». Con todo, para la formación verde es el hecho de que los CDR estén «fabricando explosivos»y posean «armas de guerra con el objetivo de asaltar el Parlamento catalán para que el señor Torra se pueda atrincherar después de proclamar la República».

Araceli Gómez, diputada de Cs, y Yolanda Ibarrola, parlamentaria de PP, presentaron su voto favorable. La primera, pese a estar a favor, criticó a Vox que sobre la mesa debería estar «su propia ilegalización por atentar contra el ordenamiento jurídico» y no creer «en el Estado autonómico». La segunda también ha reprochado al partido de Rocío Monasterio que la Asamblea «no es un foro para hacer campaña», si bien criticó la «dejadez de funciones» de Pedro Sánchez en lo que respecta al problema catalán.

En cuanto a los partidos que votaron en contra de la proposición, José Manuel Uribes, del PSOE, afirmó que se trata de una iniciativa «improcedente» desde el punto de vista «formal y legal». «Se lo hemos dicho por activa y por pasiva a los independentistas, y ahora hay que decírselo a ustedes: en una democracia de verdad las ideas no delinquen, salvo que expresen odio. Delinquen los hechos, no las palabras».

Publicidad

Por su parte, Pablo Gómez Perpinyà, de Más Madrid, consideró que Vox ha cruzado «una línea roja» proponiendo un «esperpento político y legal», «Ilegalizar partidos... ¿qué tipo de ley de la selva creen que tenemos por Constitución?», preguntó.

Publicidad

Normativa de Franco y Mussolini

Por último, desde Unidas Podemos-IU, Tito Morano recordó que no hay ni siquiera «una acusación formal» contra los CDR, por lo que se les está pidiendo que se les declare culpables «sin juicio». «Les pido a PP y Cs que no sigan bailando al son que toca Vox porque es un son de marchas militares», dijo a los dos partidos, a los que acusó además de «romper el espíritu de la Transición» por pactar con las «rémoras del franquismo». En su opinión, se trata de una «normativa de Franco y Mussolini, por lo que solo tiene un nombre: fascismo».