«Madridec no comprobó el aforo porque se fiaba de Miguel Ángel Flores»

El director de Operaciones del Arena admite que confiaron en el promotor de la fiesta porque trabajaban con él desde 2005

Francisco del Amo, a su llegada a los Juzgados de Plaza de Castilla
Francisco del Amo, a su llegada a los Juzgados de Plaza de Castilla

Las comparecencias de los imputados por el caso del Madrid Arena ante el juez instructor, Eduardo López Palop, siguen su curso. Ayer le tocó a Francisco del Amo, coordinador de Operaciones y Proyectos de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), empresa municipal de la que depende el recinto, donde murieron cinco jóvenes en la fiesta que organizó el pasado Halloween Miguel Ángel Flores, responsable de la organizadora, Diviertt.

Durante su declaración incurrió en varias contradicciones con Rafael Pastor, ex director de seguridad de Madridec, que declaró en calidad de imputado el pasado martes. En primera instancia, recalcó, según detallaron los abogados de las víctimas presentes en el interrogatorio, que Pastor no era únicamente responsable de Seguridad cuando el recinto estaba vacío, sino que «fue quien proporcionó el plan de seguridad para el evento». Según Gerardo Viada, abogado de la familia de Katia Esteban, «Del Amo negó que, como dijo Pastor, como en la cota 11 –altura primera del Madrid Arena– no había baños, no se podía prohibir el acceso a otros espacios». Éste fue uno de los puntos clave que se trataron durante la comparecencia de Francisco del Amo: el control del aforo en las distintas zonas del recinto. Del Amo reconoció que «en las cotas 11 y 5 (alturas primera y segunda) no había muchas personas, por lo que el 80 por ciento de los asistentes podría haber estado en la pista central (planta baja)», aseguró Viada. Abdón Nuñez, abogado de la familia de Belen Langdon, otra de las fallecidas, llegó a afirmar que estas declaraciones manifiestan que «Rafael Pastor mintió de forma flagrante, ya que todo ha pasado por él, que ha estado en todas las reuniones previas para el control del evento».

Sin embargo, el punto álgido de sus declaraciones llegó cuando se refirió al aforo. El responsable de Madridec afirmó que no se dudó del aforo esa noche porque «se fiaba de la buena fe del promotor», ya que, desde 2005, habían trabajado con Flores «sin incidencias». En este sentido, tal y como explicó Viada, Del Amo aseveró que «la cifra que le habían dado ellos era de 6.000 o 7.000 asistentes» y que en el Madrid Arena «no puede haber más de 10.600 personas», por lo que vender más entradas «sería una irresponsabilidad absoluta».

El coordinador de Operaciones y Proyectos de Madridec no dudó en «echar balones fuera» y responsabilizar a Seguriber, cuyo cometido era «la seguridad en el exterior», y a Kontrol 34, que se ocupaba de la «seguridad en el interior», a la que culpó de no sectorializar los diferentes niveles, por lo que no se hubiera podido acceder libremente a la pista central. «La culpa es de todos menos de ellos», añadió Viada, que aclaró que Del Amo explicó que estuvo en el recinto «hasta las tres menos cuarto y no estaba de servicio, sino que asistió para acompañar a unos promotores con los que había quedado y enseñárselo». También señaló que durante las siete horas que estuvo presente en el Madrid Arena no hubo una «excesiva afluencia de público».

La avalancha en la que perdieron la vida las cinco jóvenes se produjo a las tres y cuarto de la madrugada y desde que Del Amo abandonó el recinto hasta ese momento, se registraron dos más. «Es mucha casualidad que se fuera unos minutos antes de que ocurriera todo. También dijo que no vio el botellón del aparcamiento, y eso es imposible».

La próxima declaración será la del responsable de seguridad de Madridec, Francisco Rodríguez Caamaño, el 4 de febrero.

CUATRO JUECES OPTAN A REFORZAR A PALOP

El juez del caso Madrid Arena, Eduardo López Palop, lleva requiriendo ayuda en los otros juicios que están a su cargo desde hace semanas y, así, poder instruir con mayor celeridad este caso. Los familiares de las víctimas también se postularon en este sentido y pidieron repetidas veces que se le aportara la ayuda necesaria a López Palop. Por ello, el pasado 18 de enero, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anunció a través de su intranet la apertura de un plazo para que los jueces que desearan prestarle una ayuda en sus juicios de faltas pudieran hacerlo en comisión de servicios. Ayer ya había un total de cuatro jueces que aceptaron la oferta. Sin embargo, en el caso de que ninguno de éstos fuera idóneo para esa comisión, el juez decano de Madrid, José Luis Armengol, ha designado un juez para que se haga cargo de la labor. Además, también hay que tener en cuenta que los juicios de faltas del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid se celebran los jueves, por lo que podría darse la situación de que alguno de los cuatro jueces no puedan estar disponibles esos días.