Madrid

«No sé si nos darán permisos para los buses turísticos»

Los guías de Madrid llevan varios años plantando cara al nuevo modelo de «free tour» que se ha extendido por todas las ciudades europeas. Y, ahora, se suman los problemas de acceso en autobuses turísticos que conllevarán las restricciones de Madrid Central

Los guías de Madrid llevan varios años plantando cara al nuevo modelo de «free tour» que se ha extendido por todas las ciudades europeas. Y, ahora, se suman los problemas de acceso en autobuses turísticos que conllevarán las restricciones de Madrid Central.

Publicidad

El personaje: María Rosa de Juan

¿De quién hablamos?

Es la presidenta de la Asociación Profesional de Guías de Turismo de Madrid (APIT), que cuenta con unos 230 asociados, el número más alto entre los guías en activo. Tras diez años sin convocar nuevas pruebas para ser guía oficial, este año se han hecho. Esta entidad también se ha unido a la Plataforma de Afectados por Madrid Central.

Publicidad

Los guías de Madrid llevan varios años plantando cara al nuevo modelo de «free tour» que se ha extendido por todas las ciudades europeas y que proponen rutas turísticas por una «propina» al finalizar, es un modelo de intrusismo que les está haciendo daño. Y, ahora, se suman los problemas de acceso en autobuses turísticos que conllevarán las restricciones de Madrid Central.

Publicidad

«Hemos decidido unirnos a la Plataforma a pesar de que estamos de acuerdo con la necesidad de restringir el tráfico en la ciudad para reducir los niveles de contaminación, pero los límites que han puesto son muy radicales y esperamos que se flexibilicen un poco», afirma De Juan.

A este colectivo le afecta especialmente por las rutas guiadas que hacen en autobús. «La mayoría de los turistas que vienen a Madrid lo que quieren ver es la Plaza Mayor, el Palacio de Oriente o la Gran Vía. Y esta última, con las obras, hemos llegado a tardar hora y cuarto en recorrerla. Por eso, ahora tratamos de evitarla», sostiene. Desde este colectivo, consideran que «tantas medidas de golpe tan restrictivas son excesivas», pero también saben que no les queda otra.

Con la llegada de las primeras restricciones al paso de vehículos en algunas Áreas de Prioridad Residencial (APR) como puede ser el entorno de Ópera o del barrio de Las Letras ya tuvieron problemas: «Tuvimos que solicitar permisos especiales para que nos autorizaran la entrada de un cupo de autobuses cada mes». Y consiguieron que el Ayuntamiento les diera 20. Una cifra del todo insuficiente, ya que «en temporada alta, como este mes, el día 10 ya se nos han agotado todas las plazas», indica. Aunque con este método está claro que no dan abasto con toda la demanda, «esperamos que, por lo menos, nos den el mismo número de autorizaciones para Madrid Central, pero no lo sabemos por el momento», aunque aún el Gobierno de Carmena no les ha confirmado que vaya a ser así.

De Juan reconoce que «las obras de los últimos meses han sido bastante incómodas –afectaban a gran parte de los lugares emblemáticos del centro–, pero Madrid tiene muchos atractivos y los circuitos a pie son cada vez más solicitados. El turista ya no sólo busca panorámicas».

Publicidad