Los parquímetros exteriores a la M-30 se regularán fuera de la Ordenanza

Los vecinos seguirán sufriendo el «efecto frontera» en los barrios limítrofes a la zona SER hasta que se detalle cómo se harán las ZAV

Los vecinos seguirán sufriendo el «efecto frontera» en los barrios limítrofes a la zona SER hasta que se detalle cómo se harán las ZAV

Finalmente las Zonas de Aparcamiento Vecinal (ZAV) que restringirían el aparcamiento a los no residentes en los barrios limítrofes a la M-30 saturados por el «efecto frontera» al Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) se quedan fuera de la Ordenanza de Movilidad Sostenible. El PSOE y Ahora Madrid han pactado dejar la regulación de esta suerte de parquímetros sin coste para los residentes en los barrios que lo solicitasen fuera del texto que ayer se aprobó en la Comisión de Medio Ambiente y Movilidad y que se elevará al pleno municipal el próximo 5 de octubre.

Aunque las ZAV sí están contempladas en el texto, queda fuera el detalle de cómo se pondrán en marcha.

El PSOE por su parte ha claudicado su petición de simplificar la normativa para que sea «más comprensible y fácil de cumplir» para el ciudadano, recortando por ejemplo el reglamento de aparcamientos. En cambio, el equipo de Gobierno de Manuela Carmena y el Grupo Municipal Socialista todavía negocian la regulación de los patinetes eléctricos que los de Purificación Causapié consideran que deben circular por carriles bici y las calles 20 y 30, pero no por los ciclocarriles. Estas cuestiones se dirimirán en la votación de las enmiendas que aún quedan por cerrar en el pleno extraordinario.

Por otro lado, en la Comisión de Medio Ambiente y Movilidad se ha cerrado definitivamente la cuestión relativa al aparcamiento de motocicletas y ciclomotores, que no estarán obligadas a aparcar junto a los coches cuando haya banda de aparcamiento, sino que podrán aparcar en las aceras de la capital siempre que dejen tres metros libres. Esta norma tendrá como excepción el distrito Centro, puesto que allí existen zonas de reserva para las motos.

El director de Gestión y Vigilancia de la Circulación, Paco López Carmona, puntualizó que «hay muchas aceras que de acuerdo a la norma actual pueden ser utilizadas para el estacionamiento que no van a poder ser utilizadas, porque en una acera de 3,5 metros no se puede aparcar una moto de manera que se dejen tres metros de espacio libre». Sin embargo, aseguró que el proceso para apartar las motocicletas de las aceras será «progresivo» en función de la creación de nuevas reservas para motos, que se han incluido en una disposición adicional en la nueva ordenanza para extenderlas del distrito Centro a toda la ciudad.

Al respecto de la Ordenanza de Movilidad Sostenible, tanto PP como Ciudadanos criticaron que llegue al pleno municipal sin que se garantice que cumple con la normativa, ya que carece de memoria económica. Según detalló la concejala popular, Inmaculada Sanz, la Ley de Estabilidad Presupuestaria exige dicha memoria para desglosar los costes que la ordenanza tiene para el consistorio. «Solicitaremos todos los informes jurídicos para dar fe de que este proceso no tiene un vicio desde el comienzo», señaló. Por su parte, el edil de Ciudadanos, Sergio Bravezo, consideró que «no está de más ese informe, hay tiempo para emitirlo si es necesario porque hay varios puntos importantes».