Política

Tener una clase «bonita» influye en el rendimiento de los alumnos

El 70% de los directores de los colegios madrileños considera que las instalaciones en las que desarrollan su trabajo son adecuadas

El porcentaje es notablemente superior al de satisfacción de directores andaluces, 56,5%, y de la media de España, el 53,9%

La influencia que los centros educativos pueden ejercer sobre el rendimiento de sus estudiantes se ha asociado a muchos y muy diversos factores, entre ellos a las aulas o al material curricular. El prestigioso estudio PIRLS, que evalúa en 47 países y 10 regiones la comprensión lectora de los alumnos en cuarto de Primaria, analiza también la influencia de recursos materiales ligados a los resultados educativos.

En la última edición del estudio PIRLS, se introdujeron preguntas dirigidas a los directores de los colegios para conocer el nivel de influencia que tenían los recursos educativos, tales como edificios, medios tecnológicos o material escolar, sobre el desarrollo de la comprensión lectora. Los datos se han obtenido tras entrevistar a 168 directores de centros educativos de Madrid, así como 150 de Andalucía y un total de 629 en el global de España.

El estudio concluye que el sistema educativo de la Comunidad de Madrid vuelve a obtener muy buenas evaluaciones. Si se tienen en cuenta las respuestas a las preguntas planteadas, el nivel de satisfacción global de los directores de colegios madrileños es del 58%. Para referenciar esta cifra, su comparativa con el resto de los países implicaría que Madrid estaría entre los 5 primeros países de este estudio desde la perspectiva de las infraestructuras educativas, tan sólo por detrás de Australia, Singapur, Eslovenia y Países Bajos, y equiparado a la región canadiense de Quebec (ver tabla 1 países internacionales y tabla 2 regiones).

Entre otras cuestiones, cerca del 70% de los directores de colegios madrileños considera que las infraestructuras educativas de sus centros, en concreto las aulas, son adecuadas. Este porcentaje disminuye hasta un 56,5% en los casos de la comunidad autónoma de Andalucía y hasta un 53,9% en los datos referentes a España.

Esta tendencia viene a corroborar la buena percepción de las infraestructuras educativas madrileñas, como en su día lo hizo el informe PISA 2016, donde la Comunidad de Madrid obtuvo la mayor puntuación en cuanto a condiciones de habitabilidad en centros educativos, muy por encima de la media nacional, así como de comunidades autónomas como Cataluña o Andalucía.

Climatización e iluminación

Otro de los aspectos fundamentales en relación a los colegios de la región es la percepción de los directores en cuanto a la climatización (refrigeración y calefacción) y los sistemas de iluminación. El 75,6% de los responsables en los colegios madrileños está conforme con el estado de la climatización y la iluminación de las aulas, mientras que el porcentaje si sitúa en el 58,1% en la media de España y en el 38,4% entre los directores de centros andaluces.

En los resultados puede que tenga que ver que la Comunidad de Madrid ha destinado durante ese año más de 3,7 millones de euros para hacer los centros docentes públicos más eficientes energéticamente y mejorar las condiciones de aislamiento térmico de los edificios, con el fin de para afrontar en mejores condiciones los episodios de temperaturas extremas.

A la hora de valorar los materiales (libros, revistas, ebooks...) con los que cuentan las bibliotecas de los centros, el 85,5% de los directores de los colegios madrileños consideran que esas dotaciones son adecuadas o casi adecuadas, frente al 82,3% de los responsables de los centros andaluces y el 78,4% de los resultados obtenidos en el global de los colegios en España.

Tecnologías de la información

Entre las cuestiones incluidas a los directores de colegios, el Informe PIRLS plantea a los directores la pregunta en qué medida la capacidad educativa del centro se ve afectada por la escasez o inadecuación de dispositivos electrónicos (tablets, ordenadores...) para la enseñanza y el aprendizaje de los alumnos. Tan sólo el 21,3 de los cuestionados considera que los recursos no son suficientes, un porcentaje que contrasta con el resultado cosechado entre los directores de colegios de Andalucía, 50,8%. Precisamente, Madrid ha apostado por la introducción de nuevos métodos pedagógicos y la integración de las nuevas tecnologías en los centros escolares (se invirtieron más de 2 millones de euros a ayudas para el desarrollo de Proyectos de Innovación Educativa).

Madrid es pionera en la puesta en marcha de la asignatura “Tecnología, Programación y Robótica”, que el Gobierno regional implantó el curso 2015/16 en 1º y 3º de ESO y en el 2016/17 la extendió a los cursos de 2º y 4º de ESO. De esta manera, más de 200.000 alumnos han cursado estos estudios y todos ellos terminarán su educación obligatoria con 300 horas lectivas de Programación. Para su puesta en marcha, la Comunidad de Madrid instaló en los institutos un equipamiento que incluía 330 impresoras 3D y 1.500 ordenadores portátiles y táctiles.