Política

Vientos de 100 Km/h para recibir a los Reyes Magos

Los Bomberos tuvieron que desmontar el abeto de luces de la plaza de España después de que, de madrugada, se derrumbasen los de Colón y la Cuesta de Moyano

No hubo heridos por la caída de los abetos de luces ni por otros incidentes causados por el viento
No hubo heridos por la caída de los abetos de luces ni por otros incidentes causados por el viento

El fuerte viento y la lluvia que ayer asolaron la región se llevaron por delante tres de los abetos de luces que forman parte de la decoración navideña de la capital. Las rachas de viento, de hasta 100 kilómetros por hora, tumbaron de madrugada los árboles de Navidad instalados en la plaza de Colón y en la Cuesta de Moyano. Gracias a lo intempestivo de la hora, no hubo heridos, pero, para evitar accidentes, los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid optaron por desmontar de forma preventiva un tercer abeto navideño situado en la plaza de España.

Todos los árboles retirados están patrocinados por la empresa Tous y, debido a su diseño estilizado, no han podido soportar la violencia del temporal. Ahora quedarán retirados tres días antes de lo habitual. Estos abetos tienen entre 18 y 20 metros de altura, salvo el instalado en la Puerta del Sol y patrocinado por Loterías y Apuestas del Estado, que mide 35 metros. Aún permanecen en pie los abetos de luces que patrocina Mutua Madrileña en la plaza de San Juan de la Cruz, y el de Vodafone, en la red de San Luis. Probablemente su diseño más estable y el hecho de que están en lugares más resguardados del viento, les ha permitido superar sin problemas el temporal y permanecerán encendidos hasta la madrugada del día 6.

Pero los árboles de luces no han sido los únicos que han sufrido con la lluvia y el viento. Miles de madrileños fueron sorprendidos por las fuertes precipitaciones cuando acudían por la mañana a realizar las últimas compras de Reyes. Además, el aire hizo inútiles los paraguas más pequeños, que aparecían rotos y desechados en papeleras y rincones, por lo que muchos optaron por utilizar ropa impermeable de la cabeza a los pies para pasear por la ciudad. Y, quienes prefirieron utilizar el coche para evitar mojarse a cambio tuvieron varios atascos y circulación muy lenta, debido a las balsas de agua acumuladas.

Árboles caídos

Los Bomberos de Madrid realizaron 145 intervenciones desde la medianoche hasta las 18:30 horas, cuando el temporal comenzó a remitir. Las labores consistieron en saneamiento de elementos de fachadas, cornisas y antenas inestables, así como retirar árboles caídos, aunque algunos ejemplares, como el que cayó en el parque del Retiro a la altura de la calle Menéndez Pelayo, tendrán que esperar para ser retirados debido a su tamaño. También se atendieron inundaciones en la vía pública y en azoteas, incluso en viviendas en algunos casos. Del mismo modo, los Bomberos de la Comunidad de Madrid atendieron hasta las 20:00 horas 278 avisos, de los cuales 206 fueron por asistencias técnicas como saneamientos y retirada de ramas y árboles caídos.

Con todo, quienes más temieron que el temporal les arruinase el día fueron los niños y los protagonistas de la decena de cabalgatas de Reyes que ayer recorrían barrios de Madrid y municipios de la región. En algunas como en el Barrio del Pilar, Puente de Vallecas, Villaverde, Brunete o Aluche, estuvieron mirando al cielo como en las procesiones de Semana Santa para ver si al final podrían salir o no. Por fín, a media tarde la lluvia y el viento dieron una tregua a sus majestades de Oriente y los desfiles pudieron completar sus recorridos para deleite de los más pequeños de la casa.

Susto en El Retiro y turistas empapados

arrancado de cuajo Los vecinos de Menendez Pelayo se llevaron un buen susto cuando el viento arrancó uno de los árboles del cercano parque del Retiro que era tan alto como un cuarto piso