MENÚ
martes 20 noviembre 2018
01:19
Actualizado
  • 1

El Gobierno presentará alegaciones al plan del Ministerio «vertido cero al Mar Menor»

La portavoz del Ejecutivo murciano, Noelia Arroyo, incide en que el principal problema de la laguna salada reside en los vertidos subterráneos, y recuerda que la zona es la «más monitorizada» de España

  • La Razón. La consejera de Portavocía del Ejecutivo murciano, Noelia Arroyo, ayer tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno en el Palacio de San Esteban
    La Razón. La consejera de Portavocía del Ejecutivo murciano, Noelia Arroyo, ayer tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno en el Palacio de San Esteban
Murcia.

Tiempo de lectura 2 min.

06 de junio de 2018. 19:53h

Comentada
A. G. Valenzuela .  Murcia. 7/6/2018

En escala cromática, con colores verde, amarillo y rojo, el Gobierno regional diferenciará las diversas propuestas recogidas en el documento «Análisis de soluciones para el objetivo del vertido cero al Mar Menor proveniente del Campo de Cartagena» elaborado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en el que se propone un cambio de modelo productivo en más del 35 por ciento de la superficie de la cuenca del Campo de Cartagena, situada en la vertiente de la laguna salada. «Hay algunas medidas con las que estamos de acuerdo y otras que son mejorables. Vamos a reunirnos con los diferentes sectores implicado y presentaremos las alegaciones oportunas a dicho documento».

Así lo aseveró ayer la consejera portavoz del Gobierno regional, Noelia Arroyo, al ser inquirida por el documento hecho público el martes a través del Boletín Oficial del Estado (BOE), en el que se apunta a un presupuesto de entre 430 y 615 millones de euros para actuar en el Mar Menor y revertir su situación en un plazo de diez años.

La consejera recordó que el momento más grave que ha sufrido la laguna fue cuando su color cambió al verde, pero insistió en que desde entonces no se ha dejado de trabajar hasta alcanzar un estado totalmente diferente, como lo es el actual. «Gracias a las medidas de los últimos años, la laguna ha mejorado sensiblemente tanto en niveles de nutrientes, como en clorofila y transparencia. Es la zona más monitorizada de España, y eso hay que tenerlo en cuenta».

Es por ello que el Mar Menor se presentaría preparada ante posibles subidas de temperatura como las sufridas el pasado año, pero para Arroyo el problema reside en otra parte: los vertidos subterráneos.

«El principal problema dentro de los vertidos y su recuperación integral ya no llega por la superficie, sino por el subsuelo, y es ahí donde tenemos que poner el foco».

Según el documento del Ministerio, el análisis de la situación marmenorense fue promovido y avalado tanto por el Gobierno regional como por el Departamento nacional, y es considerado como un primer paso para poner en marcha los mecanismos necesarios para invertir la tendencia del proceso de degradación.

«Con alguna de las 21 medidas planteadas estamos de acuerdo, pero otras ya se están acometiendo por parte de los técnicos de la Consejería y forman parte de la solución». Así, con respecto al cambio de modelo productivo de la superficie de cultivo, Arroyo fue precavida y aseguró que todas las opciones se tratarán primero con el sector afectado. «Una de las medidas con las que sí estamos de acuerdo todos los agentes es la de los salmueroductos», planteada por el Ministerio.

Últimas noticias