Las tierras murcianas son idóneas para cultivar cerezos con éxito

Una tesis doctoral demuestra que el cerezo aprovecha el agua acumulada durante el otoño y el invierno

En la investigación se ha estudiado un total de 69 variedades en la finca de La Maestra de Jumilla
En la investigación se ha estudiado un total de 69 variedades en la finca de La Maestra de Jumilla

El cerezo se adapta bien al régimen de precipitaciones de la Región y puede aprovechar el agua acumulada del suelo durante el otoño y el invierno para sacar adelante la cosecha, por lo que puede cultivarse con éxito en los campos murcianos. Así de rotundas son las conclusiones de la tesis doctoral realizada por el investigador del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agroalimentario, (Imida), Gregorio López Ortega, que ha obtenido la calificación académica de Cum Laude.

Durante diez años el Imida, a través del Grupo I+D Cerezo, ha estudiado en la finca La Maestra, de la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente el comportamiento de diferentes variedades del cerezo en Jumilla, con la intención de asesorar a los agricultores sobre las variedades más idóneas para su cultivo en las zonas de similares características de clima y suelo.

En la recogida de información se aportaron datos de producción y calidad del fruto de 69 variedades, de las que fueron elegidas 23 por su buen rendimiento y calidad. Según pudieron comprobar, algunas variedades no protegidas superaron a otras nuevas. Por ello, los científicos sugieren la necesidad de experimentar las nuevas antes de recomendarlas oficialmente a los agricultores.

Según la tesis, defendida ante un tribunal internacional en la Universidad Politécnica de Cartagena, la especie conocida como «Mariland» es la que mejor se adapta «a los suelos pesados de Murcia», porque «evita los problemas de asfixia radicular que afectan a los patrones tradicionales del cerezo», como las selecciones denominadas Santa Lucia.

Otro estudio, sobre la compatibilidad entre patrón e injerto, señala la buena afinidad entre las diferentes combinaciones ensayadas.

El documento concluye que las diez variedades con mayor producción acumulada entre 2011 y 2015, todas ellas injertadas con Mariland, fueron Lapins, Blaze Star, Santina, Larian, Celste, Lala Star, 7-91C, 8-84, Black Start y Cristal Champaing. Por todo ello, el estudio asegura que «es un hecho contrastado la posibilidad de cultivar cerezos en Murcia con garantía de éxito».