Sánchez: «No he pagado ni un euro a Púnica»

El presidente del Gobierno de la Región defiende su gestión y exige que frente a las conjeturas, se demuestren los «hechos»

El presidente del Gobierno de la Región asegura que, en el caso de que se demuestre que miente, «nadie tendrá que enseñarle el camino»
El presidente del Gobierno de la Región asegura que, en el caso de que se demuestre que miente, «nadie tendrá que enseñarle el camino»

El presidente del Gobierno de la Región defiende su gestión y exige que frente a las conjeturas, se demuestren los «hechos»

«Jamás, ni yo ni nadie de mi equipo, hemos contratado a estas empresas. Jamás». Así de rotundo y contundente se expresó ayer el presidente del Gobierno regional, Pedro Antonio Sánchez, frente a las críticas y la tela de juicio puesta sobre él, en torno a los supuestos delitos de malversación de caudales públicos y fraude a la Administración que se le adjudican.

Y es que el pasado lunes saltó a los medios la petición de investigación, por parte de la Guardia Civil, por haber contratado durante su gestión al frente de la Consejería de Educación, los servicios de empresas pertenecientes a Alejandro de Pedro, «el conseguidor» de la trama Púnica, para mejorar su imagen en las redes sociales.

«Durante un año hubo propuestas, contrapropuestas, eran muy insistentes, y nunca se contrató, ni se pagó un euro, ni un encargo de trabajo y ni se pagó una factura». Por ello, Sánchez remitió a los certificados oficiales que presentó el lunes la portavoz del Gobierno, Noelia Arroyo, en los que se demuestra que «frente a conjeturas, hechos, y no lo digo yo, sino los documentos oficiales que acreditan la nula relación con estas empresas».

Tal es su seguridad, que incluso dejó claro que si la situación prosigue y se demostrara que miente, no daría lugar a que nadie le señale el camino, «pero nadie nunca podrá demostrar lo que no existe».

De hecho, ayer se hizo público el informe entregado por la Unidad Central Operativa (UCO) al juez Eloy Velasco, en el que se detallaba el acuerdo de pago de 32.200 euros «para mejorar su imagen y progresar en su carrera política». No obstante, en el sumario judicial consta que no se llegó a materializar gracias a la operación oficial que estalló en octubre de 2014.

La UCO considera en su informe que Sánchez habría realizado en su etapa como consejero «supuestos trabajos reputacionales sufragados indiciariamente con fondos públicos, enmascarado con un eventual contrato en materia de formación».

Sin embargo, tal y como se puede observar en la Hoja de Pedido de Servicios, la acusación resta valor al no figurar en ninguno de los campos el nombre de alguna de las empresas con las que se relaciona al actual presidente regional.

Por ello, Sánchez reafirmó que frente a las acusaciones vertidas sobre él, no tenía indicios de que hubiera pasado algo con dichas empresas, «pero no contratamos y hoy me alegro más que nunca». Asimismo, aseguró que puede afirmar con «rotundidad» que no hubo ningún acuerdo ni encargo de trabajo. «La verdad, frente a conjeturas, es esa».

Tras recibir el respaldo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, otros dirigentes Populares también se mostraron proclives a su inocencia. El vicesecretario Sectorial del PP, Javier Maroto, anunció que se había puesto en contacto con el jefe del Ejecutivo murciano, quien le negó haber contratado con una empresa de la Púnica. Por ello, aseguró que, a su entender, «hay que ser contundente con la corrupción, pero también riguroso y tener cuidado con llevarse a un inocente por delante».

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, apeló a la presunción de inocencia de Sánchez, y el candidato del PP por Murcia al Congreso, Francisco Bernabé, criticó el «cachondeo» del resto de grupos políticos «cuando se trata de hablar de los derechos del líder regional». Puso el toque de atención en que todo esto ocurra durante el periodo preelectoral.