Rus critica que la Junta acote la libertad horaria, una medida «consensuada»

La patronal cree que «se compatibiliza el mercado local con el turístico»

La libertad horaria favorece al sector, según la CES
La libertad horaria favorece al sector, según la CES

La libertad horaria en los comercios sigue sin encontrar encaje en la ciudad. El Ayuntamiento, junto a los empresarios, decidió aplicar la medida –en respuesta a un decreto formalizado por el Gobierno central– desde el mes de noviembre hasta la finalización de la Feria de Abril y en todo el casco histórico. Por su parte, la Junta quiere que se circunscriba sólo a la Semana Santa y al mes de abril y en un espacio más restringido: la mitad del casco histórico y parte de Triana.

Ante este panorama, el presidente de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), Miguel Rus, ha alzado la voz para criticar la decisión del Gobierno andaluz, puesto que se trata de una medida «consensuada». En una entrevista concedida a LA RAZÓN de Sevilla, Rus aseguró que «es triste que un acuerdo al que hemos llegado los empresarios y el Ayuntamiento se limite de esta manera». «Me hubiera gustado que se respetara en el ámbito andaluz», señaló el presidente de la patronal, al tiempo que recordó que «se abrió un proceso de diálogo largo y difícil» en el seno del Consejo de Comercio –de ámbito municipal– y que «todos los interlocutores han cedido para llegar a un acuerdo razonable».

En este sentido, Rus señaló que «se ha pretendido buscar la competitividad y la productividad en la empresa» con la medida. Igualmente, destacó que el «consenso» guió las negociaciones, dado que todos los pequeños empresarios no estaban de acuerdo. «La negociación fue positiva porque se matizaron los periodos y las calles. Luego la Junta, como órgano superior, ha decidido restringir la iniciativa aún más», subrayó.

No obstante, el presidente de la CES hizo una nueva llamada al entendimiento puesto que «ninguna de estas medidas debe provocar destrucción de empleo, sino al revés, facilitar la apertura de nuevas instalaciones». Rus valoró que, con la liberalización, «se compatibiliza el mercado residente y local con el turístico, que tiene otros horarios de compra». El ejemplo es claro: «En las zonas de costa se sabe cuáles son los momentos de una mayor afluencia turística y se permite una mayor apertura horaria».

También recordó que en otros países europeos «las medidas son liberalizadoras», por lo que espera que sea un proceso «progresivo».