Contenido patrocinado

El microbioma de la boca

El microbioma, la nueva huella digital
El microbioma, la nueva huella digital

Es un hecho conocido que el intestino cuenta con un microbioma. En cambio, no todo el mundo sabe que lo mismo ocurre con la boca, donde conviven más de 700 cepas bacterianas diferentes. De estas, una cuarta parte se localiza en los dientes, mientras que el resto se encuentra en la lengua, la cara interna de las mejillas, la garganta y la saliva.

La presencia de un microbioma saludable en la cavidad oral constituye una barrera física y química (biofilm) sobre los tejidos orales que impide que los patógenos crezcan y se adhieran a ellos. Debido (entre otras razones) a que inhibe la producción de citoquinas, un microbioma oral saludable ejerce también una función antiinflamatoria. Asimismo, ejerce una función antimicrobiana, pues tiene la capacidad de estimular el sistema inmunitario. Por tanto, un microbioma oral equilibrado contribuye a que la boca actúe de forma efectiva como una primera línea de defensa.

Por otra parte, las alteraciones del microbioma oral están relacionadas con distintas afecciones. El efecto más obvio de la disbiosis del microbioma oral son los problemas bucales y dentales. Entre ellos se encuentran la formación de placa dental y las enfermedades periodontales, como la gingivitis y la periodontitis, aunque también puede afectar, entre otros, a la salud del intestino.

Parece existir una relación entre la salud del microbioma oral y las enfermedades inflamatorias intestinales (EII), entre las que se incluyen la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, y cada vez hay más indicios de que existe una relación entre la periodontitis y el desarrollo de diabetes. Además, algunos estudios científicos han identificado la periodontitis como un posible factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

La dieta, el uso de antibióticos, el cepillado de dientes y el uso de enjuagues bucales influyen en la composición del microbioma oral. Los cambios en estos factores pueden provocar alteraciones en el microbioma oral. Además, algunos estudios recientes muestran que ciertas bacterias probióticas tienen un efecto positivo sobre el microbioma oral y ejercen una acción inhibitoria sobre los patógenos orales. Los lactobacilos en particular son capaces de restaurar o mantener la simbiosis del ecosistema microbiano de la boca. Los lactobacilos más comunes en la cavidad oral son Lactobacillus plantarum, L. rhamnosus, L. fermentum, L. salivarius, L. acidophilus, L. crispatus, L. dasseri, L. casei y L. paracasei.

Para más información: 91 446 00 00 / info@mundonatural.net / www.parafarmaciamundonatural.es

Un proyecto de LR Content