Contenido patrocinado

El cuidado de nuestra biodiversidad, protagonista en la VI edición de los Premios a la Ecoinnovación Educativa

La sexta edición de los Premios a la Ecoinnovación Educativa está en marcha. Los galardones convocados por la Fundación Endesa,en colaboración con la Fundación Europea Sociedad y Educación,con los que se quiere fomentar la protección de la biodiversidad y la innovación ecológica en centros educativos de toda España y difundir sus iniciativas medioambientales. El plazo de presentación de propuestas ha empezado ya y estará abierto hasta el 17 de diciembre.

Acto de entrega de los Premios a la Ecoinnovación Educativa 2019.
Acto de entrega de los Premios a la Ecoinnovación Educativa 2019.CARLOS HOYSLa Razón

En esta convocatoria el compromiso de profesores y estudiantes con las 3P de la biodiversidad, Proteger, Preservar y Prevenir su deterioro, será el aspecto especialmente valorado en los proyectos participantes. Al certamen pueden optar colegios y estudiantes de Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional de Grado Medio de toda España hasta el próximo 17 de diciembre.

Las propuestas de colegios y equipos de alumnos deberán estar especialmente enfocados en alguno de estos objetivos: el respeto a cualquier forma de vida, a las especies, a los espacios y a los ecosistemas; la sostenibilidad para la calidad del aire, del agua y del clima, y la promoción de la justicia, la solidaridad y el civismo medioambiental.

Los premios pretenden sensibilizar sobre la importancia sobre de la conservación de la biodiversidad. FOTO: Endesa La Razón

Este proyecto de la Fundación Endesa nace para fomentar la educación ambiental e impulsar el compromiso de profesores y estudiantes en la conservación de la biodiversidad y la cultura ecológica en las aulas. A través de proyectos para trabajar en grupos o colectivamente todo el centro, los alumnos adquieren conocimientos y competencias en el ámbito medioambiental, otro de los propósitos del certamen.

Los Premios a la Ecoinnovación tienen su punto de partida precisamente a raíz de los resultados del primer Ecobarómetro, realizado en 2016 por la Fundación Endesa y la Fundación Europea Sociedad y Educación. En él se revelaron importantes áreas de mejora que cabían en el ámbito educativo, tanto en conocimientos como en valores, actitudes y comportamientos de los jóvenes en relación con el medio ambiente. Lo que ambas instituciones se plantearon como un reto y una posibilidad de formar parte de ese proceso de mejora.

Los premios fomentan el trabajo en equipo en los centros escolares. FOTO: CARLOS HOYS La Razón

Recientemente se ha publicado la segunda edición de este informe. Así, los datos que ha aportado el Ecobarómetro 2021. La cultura ecológica en España: prioridades, costes, actitudes, y el papel de la escuela, reflejan que más de la mitad de los jóvenes españoles demandan más contenidos medioambientales en las escuelas, que consideran que estos no son suficientes y que piensan que la etapa escolar debería ser más importante a la hora de elevar nuestra cultura ecológica.

En palabras de Javier Blanco, director general de la Fundación Endesa, «con los Premios a la Ecoinnovación iluminamos el talento de los estudiantes y también la sensibilidad medioambiental de toda la comunidad educativa, ofreciendo una oportunidad para que desarrolle todo su potencial y su creatividad en un tema tan importante como este, con el objetivo de concienciar a la sociedad en la importancia de cuidar nuestro planeta».

Por su parte, Lola Velarde y Livia de Cendra, responsables del proyecto por parte de la Fundación Europea Sociedad y Educación, están convencidas de que la perspectiva respecto a la biodiversidad adoptada al definir este certamen «motivará a centros y alumnos a aprender más sobre la riqueza de sus ecosistemas cercanos, y, a la vez, redundará en la consolidación de los premios».

Premios y categorías

Los Premios a la Ecoinnovación Educativa están abiertos a la participación de centros y estudiantes de toda España. La dotación económica en esta edición asciende a 12.000 euros, destinados a actividades o equipamientos para que los centros puedan seguir desarrollando iniciativas ambientales. Los premios se distribuyen según las tres categorías establecidas en las bases:

En las categorías 1 y la 2, los premiadas con 2.000 euros el ganador y 1.000 el finalista, deberán ser proyectos ambientales desarrollados por equipos de al menos tres estudiantes de Secundaria, Bachillerato o Formación Profesional de grado medio y contar con el apoyo de un miembro del profesorado, como mínimo. Deberán ser proyectos originales y estar enfocados al conocimiento de la biodiversidad o a la resolución de un problema medioambiental.

En el caso de la categoría 3, está destinada a proyectos originales del centro educativo centrados en la mejora del entorno, y en el que se impliquen y desarrollen alumnos y profesorado en su conjunto. El centro ganador recibirá 4.000 euros y el finalista 1.000.

En estos Premios han participado, desde que se lanzaron en 2016, un total de 159.030 alumnos de 905 centros desde, con 992 proyectos, de los que 50 han resultado ganadores y finalistas.

Las sucesivas ediciones han registrado una creciente participación desde los 17.000 estudiantes de la primera, hasta los 51.300 de la cuarta

Lo que revela el Ecobarómetro 2021

En el informe La cultura ecológica en España: prioridades, costes, actitudes, y el papel de la escuela, publicado por la Fundación Endesa, en colaboración con la Fundación Europea Sociedad y Educación, y del que son autores Víctor Pérez-Díaz y Juan Carlos Rodríguez (presidente e investigador de Analistas Socio-Políticos, respectivamente), algunas conclusiones resaltan entre las principales:

Los jóvenes españoles citan el cambio climático como el problema más grave para el medioambiente y se han hecho más proclives al activismo ecologista en los últimos años. Asimismo, consideran que los contenidos medio ambientales en la etapa educativa no son suficientes y que la escuela debería ser más importante a la hora de elevar nuestra cultura ecológica, que sitúan en un rango medio-bajo. El estudio señala que a los ciudadanos, en general, nos cuesta asumir los costes de la protección del medio ambiente. Aunque los autores del estudio observan también una implicación medioambiental creciente en la sociedad, pero a un ritmo moderado que no ha permitido cambios sustanciales en los últimos cuatro años.

El informe se basa en los datos obtenidos en octubre de 2020 en dos muestras de 1.200 y 1.000 encuestados, representativas de la población de 18 a 35 años y de la población general de 18 a 75 años, respectivamente. La primera siguió una metodología online y la segunda, la de la entrevista telefónica asistida por ordenador. A día de hoy, se trata de los pocos análisis que se hacen en España con foco en los jóvenes y la relación entre su experiencia escolar, sus opiniones y comportamientos relativos al medioambiente, y posiblemente sea de los pocos realizados con estas características en cualquier país vecino.

Los jóvenes españoles de 18 a 35 años ante las cuestiones medioambientales, y el papel de la escuela

Resultados principales:

- Un 91,9% (96,7% en 2016) de los jóvenes entrevistados piensa que el problema de la conservación del medio ambiente es muy o bastante grave, y destacan tres, como en 2016: el cambio climático (citado por un 50,2%; 43,2% en 2016), la contaminación del aire (32,7%; 36% en 2016), y el agotamiento de los recursos naturales (23,7%; 28,6% en 2016).

- Los resultados muestran un aumento del activismo ecologista de los jóvenes entre 2016 y 2020: en 2016, un 7% afirmó pertenecer a alguna asociación ecologista; en 2020 lo afirmó un 13,9%.

- Un 87,5% de los entrevistados declaró estar muy o bastante de acuerdo con una afirmación que sostenía que la enseñanza escolar contribuye mucho a formar nuestras actitudes sobre el medio ambiente

- Un 53,4% piensa que la cantidad de contenidos dedicados en la escuela al conocimiento de las principales cuestiones medioambientales fue muy insuficiente o insuficiente, casi igual que en 2016 (54%).

Un 53,4% piensa que la cantidad de contenidos dedicados en la escuela al conocimiento de las principales cuestiones medioambientales fue muy insuficiente o insuficiente. FOTO: Endesa La Razón

- Los encuestados creen que la preparación de sus profesores es muy mejorable: en una escala de 0 a 10, solo un 7,5% les otorga un sobresaliente.

- El uso de Internet para estudiar temas de energía o de medio ambiente se ha incrementado desde 2016, un 25,6% este año frente al 11,2% de entonces. El trabajo por proyectos también ha crecido, de 10,6% en 2016 al 20,8% en 2020.

- La huella de la experiencia escolar también aumenta en 2020, un 45,1% en 2020 frente a un 38,5% en 2016.

Los españoles ante las cuestiones medioambientales y la huella de la escuela

Resultados principales:

.Entre los tres primeros problemas que citan los españoles, las menciones a cuestiones medioambientales solo alcanzan niveles detectables con ocasión de situaciones concretas o por acontecimientos vividos de cerca.

Los españoles ante las cuestiones medioambientales y la huella de la escuela. FOTO: Endesa La Razón

Un proyecto de LR Content