Publicidad
Publicidad
Madrid

Detenido tras amenazar a su ligue con difundir imágenes íntimas

La Policía organiza un dispositivo para detener a un joven por coacciones. La víctima preparó una cita falsa con él para que los agentes le capturaran

Se conocieron por Instagram, se gustaron y propusieron quedar para verse y conocerse un poco más. Tuvieron un primer encuentro el pasado mes de mayo pero, la segunda vez que él propuso volver a tener una cita, ella se negó. Él, lejos de aceptar la negativa, creyó que tenía un as bajo la manga y trató de convencerla a la fuerza. Durante el tiempo en el que estuvieron conociéndose la chica le había enviado fotos en actitud sugerente y ahora la amenazaba con hacerlas públicas si no accedía a una cita con él. La mujer, natural de Guadalajara pero residente en Madrid, decidió acudir a denunciar los hechos a la comisaría de Moratalaz, que comenzó a investigar al tipo. Se trataba de Ahmed E.G., un joven de 33 años y origen libio, que vivía en la calle Croat de Carabanchel con su padre. Le constan antecedentes por hurto, según fuentes policiales.

Publicidad

Los agentes creyeron que la mejor forma de cogerlo sería teniendo a la mujer de gancho y la chica organizó con él una cita falsa. Quedaron ayer en las inmediaciones de su casa y los agentes prepararon un dispositivo discreto, con agentes de paisano preparados para intervenir en cuanto el tipo apareciera. Durante estos preparativos, los agentes encontraron un escollo inesperado: el conserje de la finca no permitió el paso a los agentes de la Policía Nacional a la garita, obstaculizando así la intervención y dificultando la detención del tipo. No solo eso. Al parecer, telefoneó al padre del delincuente para advertirle de que la Policía estaba allí para detener a su hijo. Los agentes tuvieron que dar parte de lo sucedido y el conserje podría tener que enfrentarse ahora a consecuencias policiales. Y es que, el progenitor de Ahmed llamó a su hijo y se lo contó. Por eso, cuando el chico llegó al lugar acordado y vio a la mujer le gritó: «¡No me fío, has venido con la Policía! El conserje es amigo de mi padre y me lo ha dicho todo».

Afortunadamente este detalle no dio al traste con el dispositivo policial preparado. Los agentes tuvieron en todo momento contacto visual con la víctima y, en cuanto vieron el momento adecuado, se lanzaron a por el chico, que echó a correr del lugar para tratar de zafarse de la Policía, por lo que también podrían imputarle un delito de resistencia a la autoridad, además de coacciones por tratar de forzar a la mujer a quedar con él amenazándola con publicar imágenes íntimas. El escándalo fue tal en la urbanización que la Policía recibió llamadas de vecinos alertando del jaleo que había en la finca. El joven fue trasladado a dependencias policiales de la comisaría de Moratalaz, que se hicieron cargo de la investigación del suceso.

La sextorsión
no está recogida en el Código Penal pero está proliferando entre menores. Exigen fotos o dinero a cambio de no publicar imágenes íntimas. En este caso serían coacciones, recogido en el artículo 172 del Código Penal.