Vox redobla su apuesta para apoyar la bajada de impuestos

Considera ahora poco ambiciosa la rebaja de «solo» 16 millones y asegura que aún no han recibido la propuesta de reducción de subvenciones

La portavoz parlamentaria de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio
La portavoz parlamentaria de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío MonasterioCipriano Pastrano (nombre del dueño)Cipriano Pastrano

Las negociaciones entre el equipo de Gobierno regional, encabezado por la presidenta Isabel Díaz Ayuso, y Vox, el partido liderado por Rocío Monasterio en la Comunidad de Madrid, para aprobar el Proyecto de Ley de rebajas fiscales se tensaron ayer tras afirmar la formación verde que no habían recibido aún la propuesta de reducción de subvenciones que solicitaron al Gobierno regional, algo sin lo que, avisaron, no apoyarán el proyecto que se debatirá la próxima semana en la Asamblea de Madrid.

Díaz Ayuso aseguró haberse implicado «personalmente» en las negociaciones con Vox, que le exigió en un primer momento que se contemplen recortes en las subvenciones en la misma cantidad en la que se reducirá la recaudación con la rebaja fiscal estimada en 16 millones de euros. Sin embargo, desde Vox, afirmaron ayer en un comunicado que esa cantidad les parece insuficiente.

Así, desde la formación señalaron que su apuesta es acometer una bajada de impuestos, incluso «más ambiciosa» que la diseñada por la Consejería de Hacienda que «solo asciende a 16 millones».

Por ello, afirmaron que no apoyarán las deducciones fiscales sin una propuesta de reducción de subvenciones que evite poner en riesgo el equilibrio de las cuentas de Madrid y se «permita dar prioridad al uso de recursos para lo verdaderamente importante: Educación, Sanidad y Dependencia».

También criticaron desde la formación de Monasterio las últimas declaraciones del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, quien avisó ayer a Vox de que no va a ceder ante la pretensión de reducir subvenciones a entidades que luchen contra la violencia machista y que sería un «error» que no rectificaran y no retiraran la enmienda a la totalidad al Proyecto de Ley. Por su parte, Vox dijo que estas palabras del vicepresidente «carecen de fundamento alguno, ya que jamás ha estado presente en las conversaciones pertinentes ni ha querido sentarse a debatirlo» con la portavoz parlamentaria del partido, Rocío Monasterio.

El vicepresidente de la Comunidad además aseguró que el Gobierno trabaja «en un plan ambicioso de contención del gasto» y que lo seguirá haciendo «al margen de las peticiones que haga Vox» y añadió: «No entiendo muy bien la razón de por qué quiere echar atrás esta reforma fiscal, creo además que ni sus votantes lo entienden». Así, preguntó a Monasterio «si quiere bajar los impuestos en la Comunidad o si quiere seguir inventándose excusas para finalmente votar en contra».

Fuentes del Ejecutivo autonómico señalaron recientemente que los contactos con Vox para tratar de lograr su apoyo han estado encabezados por el consejero de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, y en ellos se ha involucrado Díaz Ayuso. Respecto a la petición de revisión de subvenciones, desde el Gobierno regional apuntaban que se habían comprometido a «estudiar y mejorar».

Las claves

  • Reducciones de la cuota de IRPF para estudiantes. El proyecto prevé que se puedan deducir el IRPF en los gastos por intereses de los préstamos para costear sus estudios.
  • Menores de 30 años. Reducción del IRPF del 25% de los intereses de hipotecas con un máximo de 1.000 euros anuales.
  • Cuidado de personas mayores. Deducción en el IRPF de 500 euros para el cuidado de ascendentes mayores de 65 que convivan en el hogar.