Pablo Gómez Perpinyà, portavoz de Más Madrid: “Son Ayuso y Monasterio las que ponen los puntos sobre las íes a Aguado”

«Tenemos que intentar llegar a un acuerdo con Cs». «No me gusta que Rufián haga valoraciones sobre una comunidad que no es la suya»

No hay pleno en el que Pablo Gómez no lance la caña al vicepresidente Ignacio Aguado para invitarle a que se sume al proyecto de la izquierda y propicie un cambio de Gobierno. Por intentarlo, que no quede. Es su máxima. Porque Aguado, por ahora, se tapa los oídos con las serenatas que le dedican los de Más Madrid. Pero el portavoz en la Asamblea del partido que fundara Manuela Carmena aún no ha perdido la esperanza después de escuchar a Arrimadas. Tiene claro que «no se va a propiciar un cambio de gobierno porque sí, hemos de trabajar activamente por ello».

¿Qué errores cree que ha cometido Ayuso en la gestión de la pandemia?

–Durante demasiados meses se ha dedicado más a seguir el argumentario de Génova que a pensar en los madrileños y eso me parece imperdonable para un gobernante en medio de una pandemia. En lo que tiene que ver con lo sanitario, ha sido un error dramático rechazar la importancia del rastreo cuando todos los expertos señalaban que la mejor forma de prevenir la segunda ola era invertir en rastreadores. Del mismo modo que me parece dramático que la Atención Primaria siga demandando un refuerzo que es esencial y mientras Ayuso esté pagando sobrecostes de un hospital que todos los expertos coinciden en que no hacía falta.

¿Está dispuesto Más Madrid a liderar una moción de censura cuando la situación sanitaria mejore?

–Más Madrid tiene un compromiso con el conjunto de la ciudadanía madrileña y del que hemos dado traslado al conjunto de grupos de la Comunidad para trabajar activamente por un cambio de Gobierno cuanto antes. En ese camino esperamos encontrarnos con los grupos que faltan para que esa moción de censura pueda ser exitosa. Por tanto, el balón continúa estando en el tejado de Cs. Es quien tiene que decidir. No obstante, debe liderar la moción la fuerza más votada: el PSOE

¿Tendría sentido una moción de censura sin contar antes con apoyos suficientes?

–Es una pregunta difícil que hasta la fecha la hemos resuelto por la vía de que no tiene sentido porque la pelota ha estado en el tejado de Cs y no ha querido mover ficha. En el futuro, depende del contexto. Arrimadas dijo una cosa importante: este otoño, teniendo en cuenta la situación tan grave que estamos viviendo no se dan las condiciones para hablar de esto. Lo que daba la sensación es que quizás en otro escenario temporal pudieran darse esas condiciones.

¿Confía en que Cs alguna vez ceda a sus pretensiones?

–Para que prospere necesitamos los apoyos de Cs. A principios del curso político convocamos una mesa de emergencia regional que logró aunar en un diálogo fructífero a los diputados de Unidas Podemos, los del PSOE y Más Madrid: 64 votos, pero para un cambio de gobierno necesitamos 67. Cs tiene algo que decir y hasta la fecha lo que ha dicho ha sido enormemente decepcionante. No me gusta confiar en factores que no dependen de nosotros pero vamos a hacer nuestro trabajo.

¿Cuál cree que es el futuro de Ciudadanos?

–Cs bebe de una posición de años anteriores pero que no se va a revalidar en las próximas elecciones si siguen en manos de la extrema derecha. Vamos a seguir intentando captar la voluntad de Cs para unirse a nosotros. No es que tengamos muchas cosas en común con Cs pero entendemos que en una situación de emergencia como la que vivimos tenemos que intentar llegar a un acuerdo.

¿Qué estaría dispuesto a ofrecer Más Madrid a Cs? ¿Incluiría la Presidencia?

–Me sorprendería mucho que Cs llegara al punto de sentarse en una mesa y proponer, siendo la tercera fuerza en representación, un acuerdo que partiera de que Aguado fuera el presidente. Lo lógico sería que el candidato fuera Ángel Gabilondo. Si Cs quiere poner ese factor sobre la mesa que lo haga. Si estamos de acuerdo con un cambio de gobierno, el resto de elementos son secundarios y no sería difícil llegar a un acuerdo. Ahora, en el gobierno vemos dos voces, cada uno en un sentido diferente pero a la hora de la verdad es Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio las que ponen los puntos sobre las íes a Aguado.

¿Qué opinión le merece el acuerdo entre el Gobierno de Sánchez y ERC para subir los impuestos en Madrid?

–Desde el año 2011, la deducción del cien por cien del impuesto de Patrimonio nos ha costado 6.000 millones de euros a los madrileños. Los regalos fiscales a los millonarios de la Comunidad de Madrid los pagamos el conjunto de los madrileños a razón de casi 700 euros cada año. Esto significa que el precio de las rebajas fiscales a los millonarios de los que tanto alardea Ayuso, no es que repercutan en la ciudadanía catalana, es que repercute en el conjunto de los madrileños. Deseamos que haya un modelo fiscal justo, que evite que en la Comunidad se vuelvan a eliminar 2.000 camas en los hospitales públicos en la última década y un modelo fiscal que permita que la Comunidad se ponga a la cabeza en lucha por la igualdad y contra la violencia machista, un modelo fiscal que nos permita no estar a la cola en inversión sanitaria y educativa. Los impuestos son necesarios. Quien más tenga, que más arrime el hombro.

Por otra parte, no me gustaron las declaraciones de Rufián. No me gusta que desde otras comunidades se hagan valoraciones sobre cuestiones que son de la comunidad de Madrid del mismo modo que a Ayuso le pido que se abstenga de intervenir en la política de otras comunidades autónomas. Es paradójico que un partido nacionalista ahora esté de acuerdo con la armonización fiscal y otro que defiende la unidad de mercado y territorial con lo que está de acuerdo con la independencia fiscal de los que más tienen es contradictorio. Estaba en el guión que Rufian iba a hacer campaña en Cataluña. Ayuso está más pendiente de la campaña de las catalanas que de resolver el problema de los hospitales.

¿Más Madrid vive mejor con Vox en la Asamblea?

–No. Vox es una mala noticia para la democracia. Vox es el que decide en qué se va a gastar el dinero el Gobierno de Díaz Ayuso. Gobernar es tomar decisiones y si éstas tienen que pasar por el filtro que decide la señora Monasterio quien gobierna de facto es ella.

–Ahora que se tramita la ley educación, ¿cree que la concertada debería desaparecer?

–No. Cumple un papel. Lo que debería desaparecer es la infrafinanciación a la pública y ese acoso y derribo que el Gobierno de la Comunidad ha emprendido contra la educación pública. La concertada no está amenazada en Madrid.

¿No habrá estudiado en la concertada?

–No, siempre en la pública.

Vox ha dicho que se sentía atacado por Más Madrid, también el PP. ¿Piensan cambiar el tono? ¿Creen que no tienen fundamento estas críticas?

–Los plenos son momentos calientes en política y desde que Ayuso es presidenta de la Comunidad de Madrid si cabe un poco más. Que el PP se sienta atacado teniendo en cuenta las barbaridades que ha dicho Ayuso en los últimos meses... Hasta en el PP reconocen que no es muy ortodoxa en el uso de las formas. No están para exigir mucho.