Rocío Monasterio: “Los que califican a Vox como ultraderecha nos tienen miedo. Nos ven valientes”

La presidenta del partido de Abascal en Madrid lamenta que Ayuso no se “anticipara” a la pandemia por estar «entretenida en enfrentarse” con Moncloa

Thumbnail

En casa de Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros se baila reguetón después de cenar. Es su forma de intentar poner buena cara a los malos tiempos por la pandemia, por las nevadas y por tantas circunstancias que pueden invitar al desánimo. «Hay que intentar insuflar esperanza», dice Monasterio. La presidenta de Vox en Madrid tiene clara la educación que quiere para sus hijos: «Hay que educar en la disciplina», asegura, pero se resiste a que se acostumbren a una vida de restricciones de libertades, como las que inevitablemente estamos viviendo por la Covid-19. «No quiero que mis hijos vean que ser dirigidos por el Estado es la normalidad». Cree que en los tiempos recios que vienen, vamos a notar la importancia de la educación en valores como la fortaleza, el sacrificio o el servicio a los demás.

–¿Ha habido una buena gestión de la emergencia meteorológica?

–Si algunos gobernantes que han gestionado la nevada los tuviera yo de jefes de obra no hubieran durado una semana. Han gestionado muy mal. A veces tenemos perfiles que no saben nada de gestión. La nevada no es un asunto ideológico, sino de saber prever y proveer, de haber comprado o alquilado la maquinaria necesaria. No puede ser que a los bomberos forestales les dieran libre de sábado a martes cuando la nevada fue el viernes; no puede ser que a los bomberos no se les dieran cuchillas antinieve para los coches; que no se diera un aviso a la gente de que dejara de trabajar a las tres de la tarde o que no tuviéramos suficiente sal. Y si se nos caen más de 100.000 árboles nos tendríamos que preguntar si están correctamente podados.

–El PP ha denunciado la mala gestión de la nevada en municipios del PSOE y éstos, a su vez, el abandono del Gobierno de Díaz Ayuso. ¿Quién tiene la versión correcta de lo ocurrido?

–Ha habido municipios del PP y del PSOE que lo han hecho bien y otros que lo han hecho mal. Aquí no hay ideología. La Comunidad se pudo anticipar en algunos asuntos y no lo hizo.

–¿Qué opina del escaso protagonismo de Sánchez e Iglesias con la nevada?

–Es una estrategia política. Una vez que han cerrado los Presupuestos, ¿para qué se van a meter en algo que no les interesa dar la cara? Prefieren dejar el asunto a las autonomías. Ábalos, en lugar de estar en Barajas con las maletas de Delcy debería haber acudido estos días para explicarnos por qué los trabajadores de Aena de las quitanieves estaban en Ertes, porque para la marca de España es terrible ver un aeropuerto como Barajas cerrado o al 50% durante tantos días.

Thumbnail

–¿Ya se ha reunido con Díaz Ayuso para negociar los presupuestos de este año?

–No. En verano lo hablé con Ayuso y quedó en que presentarían un borrador. Lo único que les pedí es que fuera ajustado a las necesidades de los madrileños, que no tienen nada que ver con los presupuestos que se hicieron en 2018. Les pedí que cuando presentaran un borrador estuviera ya hablado y negociado con Ciudadanos.

–¿Ve serio que a estas alturas no les hayan invitado a negociar?

–La primera obligación de un Gobierno es sacar adelante un presupuesto. Teníamos que haber tenido uno de emergencia en el momento en el que entró el virus. Hubiéramos ajustado mejor a qué dedicábamos el gasto. Ahora hay que priorizar atendiendo a lo fundamental: la sanidad, la educación, la dependencia y la emergencia social. Hay gente en situación complicada. Tenemos delante un problema de estallido social y, si no somos capaces de adelantarnos, nos va a explotar. Hace falta crear una red de emergencia social que consiga sacar adelante a todas las familias que se han quedado sin empleo y que no puedan pagar la luz. Espero que Ayuso tenga previsión para todo esto. Ahora, además, hay que inyectar liquidez a la hostelería. Hace falta un plan de reactivación económica potente porque si se para Madrid, se para España.

–¿Hay un plazo límite para negociar los presupuestos?

– No. No han querido cerrarlos antes de Navidad y ya no tenemos ninguna prisa. No hay ningún hito que nos fuerce a sacarlos en una fecha. Ahora la prioridad es que sean unos presupuestos excelentes. Los recursos son limitados, con lo que tenemos que fijar muy bien a qué los dedicamos.

–¿Ha reconsiderado sus exigencias a la vista de la situación ?

–Desde el principio hablé del ajuste de gasto ineficaz y lo que se añade con la crisis de la pandemia es que hay que aumentar el gasto en emergencia social, reforzar la sanidad y dar ayudas directas a sectores como la hostelería. Hay que ayudar a las pymes. Muchas están planteándose el cierre y no lo hacen porque Sánchez no les deja.

–¿Hay margen para bajar los impuestos con la situación que tenemos?

–Bajarlos es parte de lo que yo contemplo como ayudar a las familias. Permite animar a las pymes a seguir adelante, reactiva economía y crea riqueza. Madrid tiene un margen reducido, pero si hay un momento en que tenemos que dar ayuda a las familias, es ahora. Tenemos que hacer una política de impuestos bajos, con poca burocracia y con acompañamiento de las administraciones para facilitar el emprendimiento y que las empresas que hay sigan adelante. Es decir, lo que no saben hacer los socialistas.

–¿Apoya el nuevo toque de queda a las 22 horas?

–La Comunidad de Madrid no es capaz de hacer test masivos, ni de rastrear, ni de aumentar número de vagones de Metro, ni de implantar exámenes telemáticos en universidades, pero sí van a hostigar a la hostelería y al comercio.

–¿En qué ha fallado Ayuso en la gestión de la pandemia?

–No supo anticiparse. Ha estado muy entretenida en comunicar su enfrentamiento con Sánchez y poco a la logística y la gestión. Quizás no ha sabido formar los equipos técnicos y de gestión para sacar adelante esta crisis, que no es fácil. Con una comunicación como la de Almeida, sacándose fotos, no se quita la nieve de las calles.

–¿Hay una campaña de desprestigio contra el Zendal?

–Sí, la izquierda está furiosa porque no son capaces de hacer hospitales y les da rabia que la señora Díaz Ayuso haya reforzado la sanidad pública con un hospital.

¿Va a haber una moción de censura esta legislatura?

–El PSOE no se atreve durante la covid, porque piensa que es impopular, pero tiene la intención. Desde Vox no le vamos a dejar. Veremos qué hace el infiltrado de Sánchez, el señor Aguado, porque ya estamos viendo lo que está ocurriendo en Cs, que sus integrantes están buscando su futuro personal. Ahora hace falta que el Gobierno tenga socios leales con claridad de ideas.

–¿Se siente identificada con los que hablan de Vox como un partido de ultraderecha?

–No. Los que hablan así es porque nos tienen muchísimo miedo. Ven que somos coherentes y valientes en la defensa de las ideas.

Entrevista a Rocío Monasterio, portavoz de VOX en la Asamblea de Madrid.
Entrevista a Rocío Monasterio, portavoz de VOX en la Asamblea de Madrid.Jesús G. FeriaLa Razon

–El último CIS asegura que Vox daría el «sorpasso» al PP en Cataluña. ¿Cuál cree que es la clave de ese crecimiento?

–La rebeldía y la constatación de que todos los demás partidos abandonan a la Cataluña que madruga.

–¿Por qué PP y Cs han rechazado apoyar su iniciativa de presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Celaá?

–Quiero pensar que se han despistado, porque no lo puedo entender. A la ley Celaá hay que hacerle frente desde todas las instituciones y todos los ámbitos. Es una aberración de ley. El PP no puede fallar en esto y votar en contra de un recurso de inconstitucionalidad en las autonomías donde tiene las competencias. Si fuera por Vox todos los niños darían los mismos contenidos y escolarizarse en español estaría garantizado en cualquier lugar de España y no se permitiría ni el adoctrinamiento ni esa nueva zonificación que quiere hacer Celaá que va a establecer nuevas diferencias entre los niños. Un niño que nazca en el barrio más pobre tiene que tener la oportunidad de ir al mejor colegio. No puede ser que el Estado te bloquee esa posibilidad. El PP a veces tiene miedo y dice una cosas y luego hace otra. Ha llegado ya la hora de la claridad.

–¿Tiene sentido que en Madrid se garantice el castellano como lengua vehicular de la educación en una ley?

–Se está copiando el modo de funcionar de los nacionalistas excluyentes. Se trata de atacar la ley nacional. No podemos pretender hacer de Madrid una isla y nos olvidemos del resto de España. La ley autonómica es un parche. Tenemos que estar atacando la ley Celaá para que el español esté garantizado en toda España. Lo que hay que hacer es derogarla y para ello es necesario presentar un recurso de inconstitucionalidad. No hacerlo es miedo a enfrentarse a Sánchez.