Más Madrid supera al PSOE en más de 80 municipios

El partido de Gabilondo llegó a ser el cuarto en casi una treintena de localidades. Por el momento, no se plantea dimitir

Mónica García, mientras conversa con la militancia, ayer, en Orcasitas
Mónica García, mientras conversa con la militancia, ayer, en OrcasitasA. Pérez Meca Europa Press

Una cifra de poco más de 3.000 votos. Puede parecer una diferencia irrisoria, pero en realidad, esos votos de más obtenidos por Más Madrid en detrimento del PSOE son históricos. Nunca antes en unas elecciones autonómicas madrileñas los socialistas habían quedado desplazados en el tercer lugar del podio. Bien por mérito de Mónica García (16,97% de las papeletas), bien por demérito de Ángel Gabilondo (16,85%), los votantes han dejado arrinconado al PSOE. Hasta el punto de que el partido de Pedro Sánchez ya no constituye la principal alternativa de izquierdas frente a una Díaz Ayuso empoderada tras su triunfo de ayer.

Prueba de ello es que el mapa madrileño de la izquierda también ha dado un vuelco tras el pasado 4-M. De los 179 municipios que componen la región, Más Madrid ha quedado por delante en 83, por 96 del PSOE. Entre estos últimos, se encuentran los dos únicos lugares donde Ángel Gabilondo fue el candidato más votado de todos: El Atazar y Fuentidueña del Tajo, al que hay que sumar Navarredonda y San Mamés, donde empató con los «populares». Un batacazo que, por el momento, no va a provocar la dimisión de Gabilondo, según confirmaron ayer a Ep fuentes socialistas. A pesar de que esos 24 escaños que obtuvo suponen el el peor resultado histórico del PSOE en la región, seguido de los 32 de Joaquín Leguina en 1995, perpetuando así una «maldición» que, al acabar esta legislatura, sumará 28 años: casi tres décadas en las que el PSOE no logra presidir la Asamblea madrileña.

+Madrid vs PSOE
+Madrid vs PSOET. Nieto

Para empezar, Mónica García se impuso a Gabilondo en la capital. Al igual que ocurría a nivel regional, con el paso de los minutos, el «sorpasso» parecía cuestión de tiempo. Tardó en llegar, pasado ya el 90% del escrutinio, pero finalmente así fue. Y con una diferencia de más de 30.000 papeletas. Más de 318.000 votos para Más Madrid, unos 286.000 para el PSOE. Ese dominio se trasladó también a los distritos. Además de perder en los 21, donde el PP fue el partido más votado, la formación de Mónica García le aventajó en todos con la excepción de tres: Ciudad Lineal, Fuencarral-El Pardo y Villaverde.

En cuanto a las 178 localidades restantes de la Comunidad, Más Madrid le supera en buena parte del Área Metropolitana y en la Cuenca del Guadarrama. También le ha sobrepasado en muchos territorios de la Sierra Norte y en varios municipios de la Comarca Sur.

Por contra, el PSOE se mantiene como la fuerza de izquierda más votada en la Sierra Oeste y la Comarca de Las Vegas. En todo caso, se ha dado un fenómeno nunca visto: que los socialistas hayan pasado a ser la cuarta formación en varias decenas de municipios. Así ha sucedido en casi una treintena: Ajalvir, Batres, Boadilla del Monte, Braojos, Brunete, Cobeña, Cubas de la Sagra, El Berrueco, Garganta de los Montes, Griñón, Horcajo de la Sierra-Aoslos, Horcajuelo de la Sierra, La Serna del Monte, Las Rozas, Madarcos, Nuevo Baztán, Pelayos de la Presa, Pozuelo del Rey, Puentes Viejas, Serranillos del Valle, Torrejón de Velasco, Torremocha de Jarama, Valdelaguna, Valdeolmos-Alalpardo, Venturada, Villalbilla, Villamantilla y Villanueva de la Cañada.

En lo que respecta al llamado «cinturón rojo», quedó dinamitado ayer tras la victoria de Díaz Ayuso. En todo caso, los municipios «obreros» parecen más reacios al cambio que propone Más Madrid. El PSOE sigue siendo la principal fuerza de izquierdas en Alcorcón, Arganda del Rey, Coslada, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Mejorada del Campo, Móstoles, Parla y San Martín de la Vega. Por su parte, el partido de Mónica García se adelanta a los socialistas en Pinto, Rivas y San Fernando de Henares.

Todo este gris panorama ha llevado a Izquierda Socialista, corriente crítica del partido, a pedir no solo la dimisión de Gabilondo, sino de toda la Ejecutiva del PSOE-M por la «falta de autonomía» que han tenido con respecto a Moncloa. «Las causas vienen de lejos. La más importante es, sin duda, la pérdida sistemática de autonomía del PSOE no sólo respecto a la dirección federal, sino directamente ante la Moncloa, que ha venido imponiendo medidas que no han tenido en cuenta las condiciones singulares de Madrid», aseguraron en un comunicado.

Del mismo modo, consideran que «en mitad de la campaña, gravitando entre fascismo y antifascismo», se añadía la «escasísima oposición pública del grupo socialista en la Asamblea en los últimos años». Por todo ello, exigen un «un cambio radical» en sus políticas.

Con un talante menos drástico, la dirección del PSOE andaluz también expresó ayer su “desazón” ante el avance de la derecha en la Comunidad de Madrid y considera «razonable» que la Ejecutiva Federal haga un análisis «detenido» de lo ocurrido tras «una noche electoral triste y grave para el conjunto de la izquierda».

«Queremos apelar a la lealtad y a la unidad del PSOE para entre todos frenar el avance de la derecha en el conjunto de España; hay que impedir que lo sucedido en Madrid traspase fronteras y afecte al resto de los territorios», aseguró el portavoz parlamentario del PSOE-A, José Fiscal.

Por el momento, y pese a estos llamamientos, la Ejecutiva Regional no tiene intención de llevar a cabo cambios a corto plazo. De hecho, el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, se reafirmó ayer en su cargo durante la reunión para evaluar los resultados.