Madrid se «pelea» con Escrivá por la cuota de comedor escolar a un euro

El ministro dice que ha dado datos al gobierno de Ayuso de familias en riesgo de pobreza, pero éste lo niega

Comedor de un colegio en Madrid
Comedor de un colegio en MadridCipriano PastranoLa Razón

La Comunidad de Madrid y el Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones andan a la gresca por una cuestión de comunicación de datos entre administraciones de personas que reciben prestaciones para prevenir el riesgo de pobreza y carecen de recursos para cubrir sus necesidades básicas. Conocer esos datos con exactitud supondría que algunos menores con familias que atraviesan dificultades económicas puedan recibir servicio de comedor escolar durante el verano al precio de un euro.

El ministro, José Luis Escrivá, dice que los datos se los comunican a la Comunidad todas las semanas y que Madrid tiene que pedir perdón; la Comunidad, que los lleva solicitando desde marzo pasado, pero nunca los recibe.

La «pelea» la empezó el ministro en las redes sociales a raíz de que un usuario reclamara a la Comunidad de Madrid que se hiciera cargo de las ayudas de comedor de la totalidad de las familias. Es decir, de aquellas que perciben el Ingreso Mínimo Vital (IMV) que concede el Gobierno central, y las que son beneficiarias de la Renta Mínima de Inserción (RMI), la ayuda similar a la del Gobierno que concede la Comunidad de Madrid para personas en riesgo de pobreza sin que ambas se puedan percibir a la vez.

«Sin disculpas todavía de la Comunidad de Madrid por desinformar a los madrileños. Puede apreciarse cómo hoy han recibido los datos de las 31.498 familias perceptoras del Ingreso Mínimo Vital (INM) en Madrid, como vienen recibiéndolos puntualmente cada lunes desde hace más de un año», decía burlón en las redes sociales el ministro. «Todos los madrileños deben saber que desde julio de 2020 informamos semanalmente a todas las Comunidades autónomas de los nuevos beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital. Bulo exculpatorio. No puede ser más burdo».

Pero el consejero de Educación, Universidades y Ciencia contestó raudo a las ironías del ministro: «Llevamos meses reclamando el listado de familias de IMV para incluirlos como beneficiarios de las ayudas de comedor durante el verano, pero el Gobierno de España no nos lo ha facilitado».

Con la entrada en vigor del IMV, las familias madrileñas podían optar a esta asignación proveniente del Gobierno o por la Renta Mínima de Inserción de la Comunidad, que establece, entre otras ventajas, la reducción del precio de comedor en función de la renta. El Gobierno madrileño, con el fin de que todas las familias con necesidades tuviesen las mismas condiciones, amplió los beneficiarios de las becas comedor a aquellos que habían pasado del RMI al IMV.

Sin embargo, la Comunidad «solicitó al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Gobierno de España los datos de aquellas familias que no tenían el RMI y que han pasado directamente a cobrar el IMV, con el fin de alcanzar a todo este colectivo, sin distinciones. Por ello, la Consejería de Educación madrileña solicitó el pasado mes de marzo los detalles imprescindibles para poder hacer efectivas estas ayudas, sin obtener respuesta hasta el momento y con el consiguiente perjuicio para estas familias», ha añadido.

La Consejería de Educación se defiende argumentando que el documento que le envía semanalmente no incluye los datos necesarios para que los menores que lo necesitan puedan acceder a las becas de comedor.

En concreto, y en función de los requisitos establecidos para conceder estas ayudas, la Consejería de Educación, Universidades y Ciencia necesitaría conocer la renta per cápita familiar de los perceptores del IMV y su número de hijos de 0 a 3 y de 3 a 12 años.

Madrid se queja de que estos requisitos «en ningún caso aparecen desagregados en la información semanal que facilitan desde el Gobierno central, una circunstancia que el departamento que dirige José Luis Escrivá conoce perfectamente.

De hecho, el pasado mes de marzo, la Consejería de Educación informó al Ministerio de la necesidad tener esos datos de cara a poder tramitar estas ayudas a los perceptores del IMV que tuvieran derecho a ellas, pero la comunicación nunca tuvo respuesta».

Sin reclamaciones, por el momento

Desde la Consejería de Educación, Universidades y Ciencia señalan que no se ha excluido a las familias preceptoras del IMV, como se ha estado difundiendo a través de diferentes medios, lo que no se ha podido hacer es incluir a aquellas familias de las que no tiene los datos necesarios para poder hacerlo. Además explican que, ante la negativa del Ministerio a facilitar los datos, para el próximo curso, tanto en el caso de las ayudas de comedor ordinarias como las de periodos no lectivos, la Comunidad ya ha incluido un cálculo aproximado de los receptores de IMV que pueden acceder a ellas, aunque el Ejecutivo madrileño espera que el Ministerio acabe facilitando toda la información necesaria.
la Consejería de Educación madrileña también asegura que, por el momento, no se ha producido ninguna reclamación de las posibles familias afectadas en este sentido durante este verano.