Entra en vigor la “mayor” rebaja del IRPF y la supresión de impuestos propios en Madrid

Para un contribuyente soltero, sin hijos y menor de 65 años, con una renta bruta de 20.000 euros, supondrá un ahorro del 5%

Nuevo Año y nuevo escenario fiscal en la Comunidad de Madrid. Este 1 de enero de 2022 entra en vigor en la región la “mayor” rebaja del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) llevada a cabo hasta ahora en la región, que reducirá 0,5 puntos cada uno de los tramos autonómicos.

Esta rebaja fiscal, compromiso adquirido en las elecciones del 4M y en la investidura por la presidenta Isabel Díaz Ayuso, beneficiará a casi 2,5 millones de contribuyentes madrileños aunque no será aplicable hasta la declaración de la renta de 2023, año electoral.

Supondrá un ahorro de más de 334 millones de euros, con mayor impacto entre las rentas más bajas, de más de un 5,5%, mientras que entre las rentas más altas se estima que será del 2,4%.

Con la rebaja aplicada, el tipo mínimo quedará fijado en el 8,5% para rentas de hasta 12.450 euros (baja desde el 9%), y el máximo, para superiores a los 53.000 euros, en el 20,5% (cae desde el 21%).

De esta manera, los trabajadores de la Comunidad de Madrid tendrán el menor tipo de España para el tramo más bajo del impuesto sobre la renta de las personas físicas, un 8,5%, y también para el más elevado, un 20,5%.

Este descuento beneficiará así a todos los madrileños, pero en especial a los tramos de menor renta, y con progresividad: en el primero de ellos, la rebaja del tipo impositivo será de un 5,6%, al pasar del 9 al 8,5%; en el segundo, de un 4,5%; en el tercero, de un 3,8%; en el cuarto, de un 2,8%; y en el quinto y último, de un 2,4%.

Durante la presentación de la rebaja fiscal para 2022, Ayuso defendió que “el 77% de los beneficiados” de “la mayor bajada de impuestos de la historia en la Comunidad de Madrid” corresponde a personas “con sueldos por debajo de la media”.

Según los datos proporcionados por el Ejecutivo madrileño para un contribuyente soltero, sin hijos y menor de 65 años, con una renta bruta de 20.000 euros, supondrá un ahorro del 5%. Si su retribución bruta es de 32.000 euros, tendrá un impacto del 4,35% y si fuese de 60.000 euros, del 3,42%.

Y para un madrileño que en 2010 tributase en su IRPF 2.773 euros, con esta reducción en el tramo autonómico el importe será de 2.462 euros, lo que se traduce en un ahorro de 310,5 euros en su Impuesto sobre la Renta.

Supresión de impuestos propios que quedaban vigentes

La rebaja fiscal, que fue aprobada Asamblea de Madrid con los votos a favor de PP y Vox, viene acompasada además de la supresión de los tres impuestos propios que aún quedaban vigentes en la región madrileña, y que entra también en vigor este mes de enero.

Se trata del impuesto sobre la instalación de máquinas recreativas en establecimientos de hostelería autorizados, del de Depósito de Residuos y al recargo sobre el de Actividades Económicas (IAE), que ya era del 0%.

En la Comunidad de Madrid, la recaudación por estos impuestos apenas supone el 0,02% del total, y en 2020, la tributación fue de 3,4 millones de euros, según datos facilitados por el Gobierno regional. Sin embargo, consideran que “su eliminación ayudará a la recuperación económica, suprimiendo trabas para el desarrollo de la actividad, lo que favorecerá la creación de empresas y la expansión de las ya existentes”.