Los fondos de emergencia social pagan las fiestas de Alcorcón

La alcaldesa de la localidad madrileña del sur empleará el presupuesto más alto de la historia: 1,2 millones, al sumar 500.000 euros para fines sociales que no gastó en 2021

La alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés
La alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés FOTO: Rodrigo Jiménez EFE

Las fiestas patronales de Alcorcón (Madrid), que se celebran en honor a la Virgen de los Remedios y que tiene como días centrales el 7 y 8 de septiembre de 2022, tendrán un esplendor como nunca se ha visto. No faltará el Recinto Ferial con sus casetas como epicentro de las celebraciones, con atracciones, fuegos artificiales... Tampoco los conciertos gratuitos, que incluyen grandes figuras del panorama nacional en los diferentes géneros musicales. Y es que este año el Ayuntamiento de la localidad del sur dispone de un presupuesto como nunca había tenido para celebrar por todo lo alto la festividad. Para hacernos una idea, si antes de la pandemia la cantidad asignada a este fin era de unos 300.000 euros, ahora se multiplica y se destinarán 1,2 millones, el presupuestos más alto de su historia.

El asunto no tendría más trascendencia si no fuera porque las abultadas cantidades dinerarias que se emplearán en fiestas proceden de partidas presupuestarias que no se ejecutaron por parte del Ayuntamiento, al frente del cual se encuentra la socialista Natalia de Andrés y que ahora se destinan a este fin. Lo alarmante del caso es que, tal y como ha denunciado el PP en el Ayuntamiento de Alcorcón, proceda de ayudas de emergencia social, ayudas a comedor o parques infantiles que no se gastaron para la finalidad para la que habían sido concebidas.

El Ayuntamiento contaba con un presupuesto para 2022 para fiestas populares y festejos por un importe de 714.000 euros, una cantidad en la que también se incluían 78.000 euros eran para arrendamiento de maquinaria, instalaciones y utillaje; 4.000 para vestuario; 217.000 para iluminación y festejos; y 415.000 para trabajos realizados por empresas y profesionales.

Sin embargo, el pleno del Ayuntamiento aprobó el martes una modificación presupuestaria para incrementar la cantidad en 500.000 euros y así emplear los fondos que el año pasado no se destinaron emergencia social.

El PP de Alcorcón ha lamentado que «el Ayuntamiento abandone a las familias vulnerables de la ciudad, ya que van a sufragar los festejos para el año 2022. La mala gestión económica de la alcaldesa deja sin destinar recursos a las familias más vulnerables de Alcorcón y ahora las aprovecha para la celebración de las fiestas patronales a menos de un año de las elecciones».

Para Ana Gómez, la portavoz del Partido Popular en el municipio, «destinar el dinero de las familias más vulnerables a la celebración de fiestas, es inaceptable. La alcaldesa sigue utilizando el dinero público para lavar su imagen, ya que desde la condena a inhabilitación está cada vez más deteriorada. Un juez ha dicho que no sabe ni puede gestionar bienes públicos, y esto es una muestra más de su mala gestión». Lo recordaba en relación al fallo judicial de este pasado mes de enero del juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid, que declaraba culpable a la regidora y al ex alcalde socialista, Enrique Cascallana de la quiebra de la empresa municipal de gestión inmobiliaria de Alcorcón (Emgiasa) y los inhabilitaba para administrar bienes ajenos de titularidad pública o privada por un período de cinco años en el caso de la primera, y de 10 en el caso del segundo (retirado de la vida política).

El opinión de la portavoz popular, «el gasto abusivo que el Ayuntamiento va a dedicar para festejos municipales en el año 2022, marca las prioridades de su gobierno, todo lo que no han gastado en ayudas a la emergencia social, en ayudas a la habitabilidad, en ayudas al comedor, incluso en subvenciones al IBI, van a ser destinadas a la celebración de actos festivos.

Cree que es «lamentable» que no se publiciten las ayudas para cambiar bañeras por duchas a la gente mayor que carece de presupuesto, por ejemplo, y que la gente no se entere que de existe esa posibilidad y que, finalmente, ese dinero vaya a ir a parar a la celebración de fiestas, en lugar de a la finalidad para la que había sido concebido.

Cierre de SUAP

Mientras, la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, se ha sumado a la iniciativa de algunos alcaldes socialistas, como la regidora de Getafe, Sara Hernández, o el de Parla, Ramón Jurado, para alentar la «guerra» contra Ayuso utilizando medios públicos e institucionales a su alcance. De Andrés, en una rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, hizo un llamamiento a la concentración ciudadana contra la nueva reorganización del servicio de urgencias extrahospitalarias (antiguos SUAP) aprobada por la Consejería de Sanidad y que estaba prevista para las 20:00 horas de ayer en el centro de salud Ramón y Cajal.

Si en Parla y Getafe las protestas estaban convocadas y alentadas desde el propio Consistorio, lo mismo ha ocurrido en Alcorcón, donde la movilización estaba prevista para ayer.

La alcaldesa de la localidad del sur ha venido defendiendo que el SUAP de la localidad del sur atendió en 2018 y 2019 a más de 24.000 vecinos y tras su reorganización como punto de Atención Continuada (PAC) solo contará con un servicio de enfermería. Los vecinos que allí acudían tienen que ir a las urgencias del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, lo que ha generado quejas sobre la saturación del servicio.

Sin embargo, la portavoz popular en el Ayuntamiento de Alcorcón, Ana Gómez, lamentó la «utilización que se ha venido haciendo de los medios públicos para fines partidistas. Si la alcaldesa quiere hacer convocatoria de algún tipo, que lo haga desde la sede del PSOE. Además, vemos cómo utiliza su posición de presidenta del pleno como ariete político contra la oposición», lamentó. Lo mismo que la crispación política que se vive en los plenos municipales que celebran en el Ayuntamiento de la localidad del sur. De hecho, Gómez se queja de los «insultos» y las acusaciones que recibe por parte de la alcaldesa cuando ya estamos a menos de un año de las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2023.