Medio ambiente

Naciones Unidas advierte: “O ponemos fin a la adicción al carbón o todas las medidas en la lucha contra el cambio climático fracasarán”

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, recordó a los representantes de los países que "la COP25 ha de transmitir al mundo nuestro empeño de cambiar de rumbo, de poner fin a la lucha contra la naturaleza”

Durante la celebración de la inauguración de la vigésimo quinta cumbre del clima, António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, explicó a los asistentes que de aquí al próximo decenio hay dos caminos: llegar al punto de no retorno poniendo en peligro la salud de todo este planeta, y que nos recuerden que fuimos como un avestruz que jugó mientras ardía el planeta, o bien un camino donde los combustibles fósiles permanezcan donde deberían estar, en la tierra, y conseguir emisiones neutras -netas- en 2050 para evitar superar el límite del 1,5ºC”. Y no queda tiempo. “Las decisiones importantes las hay que tomar ahora”, hizo hincapié Guterres.

Publicidad

Tras recordar los datos desoladores que arrojan los diferentes informes científicos, el secretario general de Naciones Unidas dio un tirón de orejas a los países al recordarles que pese a los estudios “nosotros, a sabiendas, estamos destruyendo los ecosistemas que nos mantienen con vida y se siguen construyendo plantas de carbón”. “O ponemos fin a la adicción al carbón o todas las medidas están encaminadas al fracaso”, destacó. Y es que "estamos muy, muy lejos de un camino sostenible".

Guterres precisó que lo que “necesitamos no es un enfoque incremental, sino de transformación. Si no cambiamos nuestra manera de vivir estamos poniendo en peligro la mismísima vida”. En este sentido, recordó que hay que avanzar en establecer un mercado del precio de carbono, que no se construyan nuevas plantas de carbón, no más subsidios “perversos a los combustibles fósiles”, etc. “Si queremos cambios, tenemos que ser parte de este cambio. La hoja de ruta de los científicos es clara para evitar superar el límite de aumentar 1,5ºC” para finales de siglo. De continuar como hasta ahora, con compromisos climáticos por un lado y por otro fomentando los hidrocarburos, tal y como está sucediendo hasta ahora, el planeta se encamina a un aumento de temperatura de entre 3,4 y 3,9ºC de aquí a final de siglo.

Urge cambiar de rumbo. En este sentido, Guterres recordó que “70 países anunciaron que se comprometían a revisar al alza sus planes nacionales para 2020 y que 60 países aseguraron que lograrán el reto de las cero emisiones netas en 2050”, como España, por ejemplo. O que “el banco europeo de inversiones va a poner fin en 2021 a la financiación de industrias de combustibles fósiles”. Pero los “principales países emisores tienen que hacer más. Tienen que reforzar sus contribuciones nacionales, lanzar un proceso de descarbonización de su industria, construcción y transporte”, precisó.

“Ruego que aumenten su ambición y su sentido de urgencia” pidió a los representantes de los países presentes a los que recordó que “en la Cop25 estamos para avanzar en temas claves como el artículo 6 que quedó pendiente” y que Guterres considera imprescindible para conseguir que se ponga un precio intenacional al carbono con el fin de limitar el aumento de la temperatura. También recordó a los asistentes la necesidad de frenar la deforestación, así como un gran número de tareas. “No tenemos tiempo que desperdiciar. Esta COP ha de transmitir al mundo el empeño de cambiar de rumbo, de poner fin a la lucha contra la naturaleza” porque “las decisiones que tomemos hoy nos dirán si hemos cogido el camino de la esperanza o de la rendición”.

Publicidad