Publicidad
Publicidad
Medio ambiente

Se disparan los abandonos de perros regalados al comprobar que “crecen”

Numerosos cachorros que llegaron a casa con Papa Noel o con los Reyes Magos aparecen ahora en anuncios de internet

Solo hay que echar un vistazo por las páginas de venta de objetos de segunda mano por internet para encontrar anuncios aberrantes de propietarios de perros de menos de tres meses que los venden porque “se han precipitado” al pedirle a Papá Noel como regalo un amigo de cuatro patas y una vez en casa descubren que “va a crecer” y que no están “listos para tenerlo”.

Publicidad

Este es el caso de Sonny, un gracioso Golden que una familia afirma haber comprado con solo un mes de edad para que fuese compañero de juegos de su hija de cuatro años. “En este momento de nuestra vida creemos que no estamos listos para un perro. Es nuestro primer perro, pero va a crecer muy grande”, señalan con total impunidad en su anuncio.

A pesar de que todos los expertos recomiendan que un cachorro nunca se separe de su madre y hermanos por lo menos hasta los dos meses para que se socialice correctamente, Sonny, como dicen que le llaman, en menos de 60 días ya ha pasado por dos hogares y está a la espera del tercero que conseguirá con suerte.

El anuncio de este ser vivo no tiene desperdicio alguno. “Hay muchas razones por lo cual no podemos tener el perro con nosotros y nos duele pero queremos venderlo a una familia o alguien que le vaya a dar mucho amor”. Añaden.

Y el pack es completo. Para que la gente se anime a comprar a un animal que vivirá como media unos diez o doce años, lo venden con todo el “ajuar”. “Si les interesa lo vendemos con muchos juguetes, cama, cepillo, comederos de acero inoxidable, jaula y parque”

Publicidad

Igual que Sonny, por el que sus propietarios esperan conseguir como moneda de cambio 700 euros, hay más perros por la red de redes ajenos a que la familia con la que conviven desde las fiestas navideñas está buscando otra casa donde encasquetarlo.

Así, la misma suerte corre un xolo de solo dos meses y medio que desde hace poco más de 30 días, es decir cuando solo tenía un mes de vida, fue separado de su madre y viajó de Valencia hasta un pueblo de Madrid en lo que sería su hogar. Al pasar las fechas de regalos y despropósitos, este cachorrito hace compañía a Sonny en una página de anuncios de segunda mano en espera de que alguien pague, en este caso 600 euros, y le ofrezca todo el cariño que él entrega sin saber que lo quieren “revender”.

Publicidad

A pesar de las campañas de protectoras, asociaciones animalistas, fundaciones de ayuda, organismos, medios de comunicación o personajes públicos recordando que los perros no son juguetes sino seres que sienten que no se deben regalar porque son seres vivos y su incorporación a una familia debe ser un acto muy meditado, las tiendas de animales hacen su “agosto” en las fiestas navideñas y numeroso cachorros llegan a casas de familias que se “hartan” de su presencia.

Según el último estudio sobre abandono y adopción de perros y gatos en España de la Fundación Affinity, un 10 por ciento de los perros que se abandonan es nuestro país es por pérdida de interés hacia el animal, es decir porque la novedad desaparece y los dueños “se cansan” de él. Y el 33% por ciento es en el primer trimestre, justo al paso de las navidades.

Cuando un cachorro se adquiere para regalo de Reyes supone un desembolso económico, por lo que la primera opción de los dueños que ven que “no es momento de tener un perro” es ponerlo a la venta para obtener una contraprestación monetaria, como si de una lavadora se tratase, que la compras, al mes no te gusta como lava la ropa y la vendes en milanuncios para comprar otra.

Por desgracia, este paso de la venta no suele salir muy bien y muchos de esos animales acaban abandonados cuando los dueños cansados del perro se cansan también de buscarle una familia y optan por la peor de las soluciones: el abandono.Según datos recogidos de protectoras y organismos encargados de hacerse cargo de animales abandonados, uno de cada ocho perros que han sido regalados se abandona en menos de dos meses.

Ecologistas en acción indica que el 40% de los perros y gatos que llegan a una familia son fruto de un regalo, lo que quiere decir que las personas responsables de los mismos no han elegido directamente tenerlos.

A diferencia de un juguete, un aparato tecnológico, un viaje, o cualquier otra cosa que nos podemos encontrar en el zapato el día de Reyes, o bajo el árbol el día de Navidad, un perro es un ser vivo con sus necesidades afectivas y de socialización, que conlleva cuidados, gastos, dedicación de tiempo, convivencia con los miembros de la familia, visitas al veterinario… y por un tiempo muy largo, que puede sobrepasar con facilidad los 12 años.

Publicidad

La Fundacion Affinity, en su lucha constante contra el abandono, da unos consejos para decidirse o no por tener un perro en casa, en aras a mentalizar de que antes de regalar un perro hay que tener conciencia de lo que significa tener un animal en casa.

En primer lugar no dejar de usar el corazón, pero lo primero siempre debe ser la razón: hay que tener en cuenta aspectos como el carácter del animal, el tiempo disponible, el coste económico y el estilo de vida.

Muy importante es el consenso familiar. “Todos tenéis que estar de acuerdo, y las implicaciones son a largo plazo”, señalan.

La educación es otro aspecto. Se debe dedicar tiempo a educarlo, y así tener un perro que sepa comportarse,

Y por último, Affinity recomienda buscar consejo entre profesionales. “Recaba información de etólogos, veterinarios, educadores caninos o profesionales expertos sobre el animal que mejor se adapta a ti y a tu familia, no todas las razas son para todos”, concluye.