Hyundai Santa Fe, un todocamino exquisito

Hyundai da la batalla entre los todocamino con su nuevo Santa Fe, con una calidad que le permite plantar cara a modelos 'premium'.

El runSanta Fe madura para convertirse en un todocamino exquisito capaz de hacerle sombra incluso a algún competidor de marca 'premium'. El modelo coreano de 4,70 metros ofrece siete buenas plazas, un motor turbodiésel de 197 caballos que mueve con solvencia las dos toneladas que pesa el conjunto, una versatilidad interior sorprendente y una magnífica calidad.

Lo primero que sorprende del nuevo Santa Fe es su diseño, una estética poderosa muy americanizada que atrae miradas allá por donde pasa. Porque además de poderoso, el nuevo Santa Fe es elegante y, sobre todo, transmite calidad por los cuatro costados.

El interior no es amplio, es lo siguiente. Es casi un 'motorhome' si viajan dos, una limusina si viajan cinco y un monovolumen de los grandes si en él van a desplazarse siete ocupantes. Pero también puede convertirse en un todoterreno de gran capacidad si se nos ocurre salir del asfalto y meternos por un camino infernal.

La luminosidad ya quedaba asegurada gracias a la gran superficie acristalada lateral, pero además el acabado Tecno lleva aparejado un techo panorámico de cristal con apertura eléctrica. Un elemento que termina de rematar la sensación de espacio y libertad. Y a los asientos no les falta ni un solo detalle para convertirse en los protagonistas cuando toca hablar de practicidad. Porque son capaces de ajustarse a cada situación o necesidad en menos de un abrir y cerrar de ojos.

El maletero con las siete plazas ocupadas no da para mucho pero con todo entre la parte visible y la invisible (bajo una tapa y bajo un hueco a medida del estor cubre equipaje) se dispone de 277 litros. Si escamoteamos la tercera fila quedan 516 litros y si abatimos la segunda (desde el propio maletero y con solo tirar de una palanca) queda una superficie diáfana de dos metros de largo y 1,20 de ancho con espacio para aburrir.

El Santa Fe puede ir muy cargado y en esas condiciones no va a sobrar ninguno de los 197 caballos de potencia que rinde el motor 2.2 CRDI también visto en el anterior modelo y que tantas alegrías ha dado a sus propietarios. Pero tampoco se van a quedar cortos. De hecho nuestras pruebas de aceleración han dado como resultado un tiempo empleado en alcanzar los 100 km/h desde parado de 9,5 segundos, incluso mejor que el homologado y que iguala el logrado por un Audi Q5 2.0 TDI de 177 caballos o por un Mercedes ML 250 de 204 caballos. El consumo, a velocidad legal de crucero estabilizada y en función de la carga, ronda entre 7 y 9 litros cada 100 kilómetros de media, una cifra nada descabellada para un modelo de su tamaño y su peso.

Más información sobre el Hyundai Santa Fe..