Motor

Jeep lanza la versión híbrida enchufable del Renegade

Junto con el Compass son los primeros modelos de la marca italo-americana que cuentan con propulsión híbrida enchufable

Renegade y Compass son los dos primeros híbridos enchufables que, siguiendo las ultimas tendencias, se incorporan a la gama Jeep. El escenario elegido por FCA para presentar estos modelos, después de si puesta en escena en el pasado salón de Ginebra, ha sido el Parco del Valentino, el parque público más grande de Turín. Este acontecimiento supone la primera aparición en carretera del Renegade con tecnología híbrida enchufable. El nuevo SUV partirá de la Piazza Vittorio Veneto y desfilará por el centro de la ciudad, mostrando a los espectadores lo silencioso que es. Tanto el Renegade como el Compass presentan valores muy reducidos de contaminación. Concretamente tienen homologados emisiones de CO2 inferiores a 50 g/km, y son divertidos de conducir gracias a la rápida respuesta del motor y a una aceleración suave.

Publicidad

Ambos están equipados con sistemas de propulsión híbridos eléctricos enchufables, con baterías que se pueden recargar con el motor de combustión interna o mediante una toma de corriente externa y, por lo tanto, pueden almacenar una impresionante cantidad de energía eléctrica. Esta opción permite el uso de motores eléctricos más potentes, lo que se traduce en una autonomía eléctrica pura de aproximadamente 50 kilómetros y una velocidad máxima eléctrica total de aproximadamente 130 km/h, tanto para el Renegade como para el Compass.

Las unidades eléctricas trabajan conjuntamente con los nuevos motores turbo de gasolina de 1.3 litros para aumentar la eficiencia y la potencia total. La acción combinada de los dos sistemas de propulsión, el de combustión interna y el eléctrico, desarrolla hasta 240 caballos.

El motor eléctrico puede suponer una importante ventaja para el todoterreno debido a su bajo par motor. Además, gracias a la nueva tecnología eléctrica de tracción a las cuatro ruedas, la potencia no se proporciona mediante un eje de transmisión, sino a través de un motor eléctrico específico. Esto permite separar los dos ejes y controlar el par de manera independiente de forma más efectiva que en un sistema mecánico.